Autoestima

¿Siente un terror profundo cuando se enfrenta a una situación que podría derivar en la consecución de un éxito personal o profesional?

¿Se siente amenazado por los pensamientos que usted crea y que le acechan cada vez que emprende una actividad nueva?

¿Esos pensamientos derivan en la acumulación de fracasos permanentes aun cuando usted sabe que posee las cualidades necesarias para triunfar?

¿Se ha convencido que el éxito es algo destinado para otras personas?

Si ha contestado que sí a estas cuatro preguntas… el diagnóstico es sencillo: Usted mismo es su principal escollo en su vida.

La experiencia de vida acumulada, la influencia de las personas con las que transcurrió su niñez y, su propia naturaleza destructiva, han hecho de usted una persona limitada y destructiva, cuyos pensamientos negativos inciden en su actuar y le llevan una y otra vez a caer en un profundo pozo negro del que no sabe salir.

Una noticia mala y una buena

En este escenario, tenemos dos noticias que darle. Comenzamos por la buena noticia como parte del nuevo proceso al que tiene que enfrentarse.

Sus cualidades siguen ahí, esperando a que usted y, solo usted, las deje salir a la luz.

Y, la noticia no tan buena: Es necesario un esfuerzo y una perseverancia fuerte y sostenida ya que usted, debe desterrar la imagen que tiene de sí mismo y construir una nueva y, es únicamente usted quien va a poder lograrlo.

Lo más complejo del proceso, es que las limitaciones están en su subconciente y usted no tiene acceso a él hasta que ha iniciado la cuenta atrás para un nuevo fracaso.

Falsas creencias y espiral de indiferencia

La primera parte del proceso es que usted quiera hacerlo. Es usted mismo quien debe proponerse un cambio. Alejando la prepotencia y llenándose de humildad.

El espejo, un gran aliado

Dentro de las experiencias vitales más fuertes a las que me he tenido que enfrentar en mi vida, está la pérdida de mi primer esposo. Él una noche se acostó a dormir y nunca más despertó, tenía 37 años y dejaba una viuda de 32 y un bebé de 10 meses.

En un escenario así, llenarse de inseguridades, comprobar cómo descienden los niveles de confianza vital y aterrorizarse ante la sola idea de un nuevo comienzo, es muy sencillo y se produce por la propia inercia del dolor y el miedo.

El ejercicio del espejo sirve de forma óptima tanto si se han acumulado fracasos profesionales y se está ante un emprendimiento nuevo que no terminamos de iniciar por una falta de fe en nosotros mismos, como si se trata de un fracaso personal y la obligación de seguir adelante sin ponernos barreras limitantes.

En el espejo vemos la dicotomía de nuestro propio yo, por un lado tenemos a la persona que debe enfrentarse a un nuevo comienzo y por el otro, reflejada, la persona asustada, limitada y temerosa que nos pone las barreras limitantes una y otra vez.

Establezca un diálogo consciente, abierto y en voz alta con esa persona que se refleja en el espejo y escuche sus propios temores y sus propios miedos. Hágalo tan a menudo como lo necesite, podrá comprobar el efecto beneficioso que tiene compartir –aunque sea con usted mismo- sus temores en viva voz.

Establezca relaciones positivas

Nunca permita que nadie dirija su vida y sus acciones. Usted necesita modificar una imagen destructiva que tiene de usted mismo, es necesario que las relaciones que establezca fortalezcan su autoestima y no ejerzan o bien demasiada protección –lo que le llevaría a no esforzarse- o bien demasiada crítica, lo que provocaría un descenso adicional de su autoestima.

Autolimitación y Maslow

La autolimitación tiene generalmente su punto crítico en los logros profesionales y en el establecimiento de relaciones emocionales.

Miedos y falta de confianza, están profundamente arraigados a la naturaleza intrínseca de usted mismo y la creencia sobre sus potenciales que usted tenga.

Maslow, uno de los defensores acérrimos de las teorías holísticas aplicadas al crecimiento interno de la persona, establece que las personas viven en un escenario jerárquico durante toda su vida.

La clave de la modificación de su esencia, del destierro de creencias limitantes y del crecimiento basado en la autoestima y la confianza en si mismo, está en la capacidad de– a través de la dicotomía propia del ser humano -establecer una jerarquía con la personalidad dominante de usted mismo y lograr que sea esa personalidad la que actúe como predeterminada ante un nuevo reto y un nuevo objetivo.

La competitiva, clave de la holística

Potencie, fomente y ejercite activamente, durante unos minutos al día la competitividad.

  • Racionalidad e impulso: Logre que al principio la racionalidad se imponga cuando va a acometer una nueva empresa en su vida, poco a poco, este ejercicio que ahora le cuesta tanto, ira convirtiéndose en natural para usted y terminará siendo un impulso
  • Medios y fines: Establezca una correcta relación de los medios con los que cuenta, no sólo a nivel interno y utilícelos para lograr su fin
  • Egoísmo y generosidad: No permita que su propio egoísmo termine con sus sueños y objetivos, dedíquese un acto generoso y sea bueno con usted mismo
  • Deber y placer: Establezca un entorno en el que el deber se trasforme en placentero. Sea cual sea su actividad, debe siempre pensar por qué la realiza, qué es lo que logra y cuanto de positivo tiene para usted

Conclusiones

No es un trabajo fácil y va requerir un esfuerzo por su parte. No pierda de vista su objetivo y realice de forma conciente la resolución de sus propios conflictos y la sinergia con sus objetivos. Una vez que logre que sus conflictos y sus objetivos se armonicen… estará más cerca de lograrlo.

Puntaje: 
Promedio: 5 (2 votos)