relajacion

La vida agitada, los compromisos de toda índole, los estudios, las obligaciones cotidianas, y un sin fin de razones más, compiten para mantenernos inmersos en un torbellino de actividades y distracciones que no nos deja tiempo para nosotros mismos. Cuando eso sucede, la vida se va percibiendo como una carga, y sin darnos cuenta, nos separamos y alejamos cada vez más de nuestra propia esencia. Por ello, bien vale el esfuerzo que pueda implicar hacer un ajuste de horarios y cronogramas, para incluir un tiempo exclusivo de uso personal, al cual concederle la misma importancia que al resto de los compromisos.

Ahora bien, establecer ese tiempo depende en primer lugar, del deseo y la disposición, así como de las necesidades particulares, hay personas, por ejemplo, cuyas agendas están copadas de la mañana a la noche, sin que ello represente una carga o un motivo de preocupación. Pero cuando un simple paseo, un día de playa o ir de compras sin apuros parecen cosas inalcanzables, ha llegado el momento de tomar medidas.

El tiempo que dedicamos a consentirnos, es una excelente inversión, que se refleja en bienestar, salud, optimismo y una serie de actitudes que nos hacen equilibrados, productivos y felices.

Estas son algunas de las razones para disfrutar de un momento de ocio:

  • Es una valiosa oportunidad para el pleno disfrute de los gustos particulares: Música, contacto con la naturaleza, meditaciones, una buena siesta, un café o una copa de vino mirando la lluvia, reuniones con amigos, cine y teatro, son regalos para el cuerpo y para el espíritu
  • Hacer cosas agradables, nos relaja y nos ayuda a liberar el estrés
  • Podemos volver a sintonizarnos con nuestro cuerpo y percibir sus necesidades de atención y cuidados
  • A través del ocio, activamos nuestra creatividad y el fluir de nuevas ideas
  • Rompemos con la rutina y mantenemos encendida la chispa del entusiasmo
  • Actualizarnos en nuevas tendencias de la moda, restaurantes, cafés y maneras de entretenimiento, también es una manera de renovarnos
  • Aumenta nuestra sensación de libertad y satisfacción personal
  • Nos tornamos más atractivos
  • Nos da seguridad y estabilidad emocional
  • Bajamos el ritmo de auto-exigencias
  • Aprendemos a valorar la soledad, como parte importante de la experiencia de vida
  • Es un factor primordial para el crecimiento personal y el fortalecimiento de la autoestima

Dedicar tiempo para nosotros mismos es divertido, seguro y siempre posible. Se trata de amarse, y hacer todo lo que esté a nuestro alcance para preservar ese espacio vital de la individualidad, como fuente segura que nos nutre y nos mantiene centrados y auténticamente vivos. Es cuestión de organizar la agenda, establecer prioridades, delegar aquellas tareas que realmente no necesitan de nuestra presencia y supervisión, y animarnos a disfrutar, con la certeza de que tomamos la mejor decisión.

Puntaje: 
Sin votos aún