Aftas
Foto cortesía de Pfly - Flickr.com

Las aftas son pequeñas úlceras, llagas, lesiones bucales recurrentes de forma redondeada u ovalada, blanquecinas y con una aureola roja, que aparecen en el interior de boca del niño (en la lengua, labios, paladar y encías). Son muy chiquitas pero realmente molestas, dolorosas, provocan ardor, quemazón y hacen que actividades tan comunes como comer, beber e incluso hablar se vuelvan sumamente difíciles por el sufrimiento que éstas causan. Si bien no son características de la infancia, son muy habituales en la niñez (aproximadamente el 40% de los niños ha padecido).

Síntomas

  • Ardor, quemazón en el interior de la boca
  • Una o varias lesiones bucales pequeñas de color rojo con una llaga abierta de color blanco o amarillo
  • Antes de la cicatrización la lesión puede volverse grisácea
  • Fiebre, malestar generalizado, ganglios inflamados (son síntomas poco frecuentes y en general a cusa de infecciones secundarias)

Distintos tipos de aftas

  • Aftas menores: Son las más habituales, no tienen más de 6 milímetros de diámetro y pueden presentarse en una o varias partes de la boca a la vez
  • Aftas mayores: Su diámetro es superior a los 6 milímetros y habitualmente no aparecen más de dos a la vez
  • Aftas herpéticas: Es muy parecida al herpes, se forman varias lesiones en una determinada parte de la boca

Tratamiento para las aftas

Como se desconoce con exactitud cual es el origen de las aftas (aunque hay estudios que indican que podrían deberse a una reacción inmunológica, el organismo reacciona ante sí mismo), no hay aún un tratamiento para su cura. Hay que esperar que sigan su proceso y aliviar los síntomas, el dolor con algunos fármacos que mejoran las molestias como:

  • Analgésicos locales
  • Anestésicos tópicos
  • Antisépticos bucales: Ya que cuanto mayor presencia de bacterias más grande será la irritación
  • Pomadas con corticoides
  • Aplicación local de corticoides: En los casos de afta mayor o aftas herpéticas

Otros aspectos a tener en cuenta para aliviar los síntomas:

  • Cepillar los dientes del niño con sumo cuidado
  • No intentar limpiar las aftas con toques de limón
  • Ofrecer alimentos blandos, tibios y nada picante, de sabor fuerte, saldado o caliente, ya que intensificarán el dolor de las aftas

También se puede recurrir a algunos tratamientos caseros como:

  • Colocar aloe vera en las lesiones
  • Aplicar un fomento con té sobre el afta
  • Gárgaras de agua, sal y bicarbonato de sodio
  • Aplicar mostaza molida en las aftas 3 veces en el día
  • Aplicar toques de peróxido de hidrógeno y una parte de agua sobre el afta, posteriormente un poco de leche de magnesia 3 veces al día

Proceso de curación

Tienen un proceso de curación aproximado de entre 6 y 14 días, la cicatrización total se produce a las 2 o 3 semanas. Las aftas mayores (de más de 1 cm de diámetro) pueden demorar entre 2 y 4 semanas en curarse. Las aftas son recurrentes, es muy común que con el tiempo vuelvan a aparecer.

Puntaje: 
Sin votos aún