Para lograr un bronceado seguro es muy importante conocer cuál es el tipo de piel para protegerla en consecuencia.

Bronceado seguro

En muchas partes del mundo se aproximan las épocas más soleadas del año, el verano, momento en que las mujeres comienzan a estar más ligeras de ropa y desean tener la piel bronceada para lucir más atractivas.

Es por ello que es preciso tomar ciertas precauciones con respecto a la exposición solar y cuáles son las formas más seguras de lograr un bronceado saludable.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), aproximadamente, unas 60.000 personas mueren anualmente por la exposición prolongada a los nocivos rayos UV, que puede desembocar en la aparición de cáncer de piel (melanoma maligno). Por ello, los dermatólogos aconsejan usar un protector solar factor 15, como mínimo, porque argumentan que si las personas se protegen con fotoprotectores con ese factor durante la niñez y la juventud (hasta los 18 años), se disminuye hasta en un 80% el riesgo de padecer cáncer de piel en la adultez.

Entre los aspectos a tener en cuenta para lograr un bronceado seguro, están el adaptar el protector solar al fototipo de piel (clara, mate o morena), al lugar (en la playa se deben extremar las precauciones con el reflejo del agua y la arena y en la nieve con el resplandor que irradia ésta), a la época del año y a la altura (ya que al exponerse al sol en la montaña, por ejemplo, se debe utilizar un protector solar con un factor más elevado, dado que el riesgo de quemadura aumenta hasta un 4% cada 300 metros de altura).

Recomendaciones para un bronceado seguro

  • Saber que tipo de piel (fototipo) se tiene para utilizar un protector acorde al mismo (siempre mayor a SPF 15)
  • Utilizar siempre protectores solares waterproof por los que se entiende que permiten baños de mar de hasta 80 minutos sin riesgo de que se pierda la protección. Los protectores water-resistant en cambio disminuyen este tiempo a unos 40 minutos
  • Aplicar el protector solar 30 minutos antes de exponerse al sol para que actúe mejor
  • Broncearse de a poco, gradualmente, nunca pretender lograr el bronceado en un sólo día de playa
  • Jamás exponerse al sol en el horario entre las 11 de la mañana y las 3 de la tarde
  • No exponerse al sol luego de utilizar perfumes, desodorantes o cremas perfumadas, porque pueden producirse alergias o manchas en la piel
  • Aplicar protector solar tras largos períodos de exposición al sol o después de transpirar mucho o tomar largos baños de mar
  • Cuidarse de los rayos solares que reflejan en la arena, agua o nieve
  • No confiarse en días nublados o ventosos y protegerse de igual modo que los días soleados

Fototipos de piel

Las personas con fototipo de piel clara (piel clara, ojos claros, cabello rubio o pelirrojo) son los que tienen mayor riesgo de contraer cáncer de piel, mientras que en las de piel oscura, la posibilidad de contraerlo es siete veces menor.

  1. Fototipo I: Su piel se enrojece con muchísima facilidad y no se broncean jamás, requieren de una protección solar total (pelirrojos, pecosos, celtas)
  2. Fototipo II: Su piel se enrojece con facilidad y se broncean muy poco, requieren una protección colar alta (rubios)
  3. Fototipo III: Su piel se quema con moderación y obtienen un bronceado progresivo, requieren una protección solar mediana (morenos)
  4. Fototipo IV: Se queman muy poco pero su piel se broncea fácilmente, requieren una protección solar mínima (latinos)
  5. Fototipo V: Están siempre bronceados Asiáticos, requieren una protección solar mínima (árabes)
  6. Fototipo VI: Su piel es muy pigmentada, es muy raro que se quemen, requieren una protección solar mínima (negros)

Agregar comentario