En la ducha

Cada uno tiene sus hábitos a la hora de tomar una ducha: La temperatura del agua, los productos que utiliza, la hora del día, la frecuencia, la duración, etc. Pero hay algunos que pueden, según especialistas, resultar perjudiciales para la salud de la piel y el cabello.

1

La temperatura del agua

Lo ideal según los dermatólogos es usar agua tibia, ni demasiado fría ni muy caliente y si hay que elegir entre una de las dos, la primera es más recomendable. Ya que el agua muy caliente daña y reseca la piel y favorece el quiebre y caída del cabello.

2

Bañarse todos los días es perjudicial para la piel

Si bien la idea del baño diario está muy asociada a la salud y la higiene, un estudio reciente de la Universidad de California en San Diego, encontró que hacerlo perjudica la capa externa de la epidermis, ya que se eliminan las sustancias grasas que la mantienen humectada. Según los investigadores, cuando la persona se baña de manera excesiva: Con agua caliente, jabón esponja, etc., daña la capa externa de la epidermis, haciendo que se seque e irrite. Además pueden eliminarse las bacterias que están el la pie y son beneficiosas en el combate de infecciones.

3

Forma de bañarse

Según los dermatólogos lo realmente importante es como uno se baña. No es necesario frotar con fuerza todo el cuerpo con espuma y esponja. Los especialistas aconsejan sólo usar jabón en axilas, pies, ingle y trasero y en el resto del cuerpo dejar que la limpieza la haga la propia piel.Y según Casey Carlos, de la división de dermatología de la Universidad de California en San Diego, para las zonas íntimas lo ideal es dejar correr agua sola.

Mucha gente cree que mientras más seguido se baña y más se frota, es mejor, y no lo es. Esto hará que luego tengan una piel muy seca.

4

Los niños y los ancianos no requieren tanta frecuencia de baño

Los ancianos y los niños pequeños al tener un piel sensible que se seca e irrita con mucha facilidad, no necesitan ducharse con tanta frecuencia, según la Academia Americana de Dermatología (AAD).

5

Duración de la ducha

Según los especialcitas, durante el invierno el baño no debería prolongarse por más de 10 minutos, ya que en esta época es cuando la piel más se reseca. Contrariamente a lo que suele pensarse, cuanta más cantidad de agua corra sobre la piel, ésta más se resecará. La Asociación Americana de Dermatología (AAD), aconseja a las personas con piel seca, cerrar la puerta del baño al tomar la ducha, limitar el tiempo de la misma a los 5 o 10 minutos y usar con moderación y jabón suave y neutro. Después de la ducha, secar la piel con toalla sin frotar y aplicar una crema humectante en todo el cuerpo que contenga por ejemplo: Aceite de jojoba, aceite de almendras, glicerina, vaselina, lanolina o ácido hialurónico.

6

La higiene del rostro

El rostro sólo necesita ser lavado a la mañana y a la noche y quizás a lo largo del día si hay transpiración, ya que ésta irrita la piel y debe retirarse.

7

El lavado del cabello

Los dermatólogos de la AAD, recomiendan en cabellos grasos teñidos o con decoloración, lavarlo con una menor frecuencia y sólo aplicar champú en el cuero cabelludo, dejando correr espuma y agua solamente por el resto del cabello.

8

Las duchas vaginales

Esta es una costumbre frecuente en muchas mujeres; en los Estados Unidos, aproximadamente, el 37% de las de entre 15 y 44 años usan duchas vaginales con regularidad. Sin embargo, los profesionales de salud la desaconsejan, porque modifica el equilibrio químico de la zona y pueden favorecer la aparición de infecciones bacterianas, propagar infecciones de la vagina al cuello del útero o hacia otros órganos.

Puntaje: 
Sin votos aún