Foto de Gunther Ketterer

Primeros 15 días de vida: Las enfermedades más frecuentes del recién nacido

Ictericias
Flickr.com

Las enfermedades neonatales más frecuentes pueden ser categorizadas de la siguiente manera: Respiratoria, hematológicas, neurológicas, ictericias e infecciones. Muchas de las complicaciones que encontramos en un recién nacido, tienden a convivir en parte con la normalidad, por esta hay que aprender al respecto para evitar sentir pánico o miedo ante la eventualidad de que el recién nacido posea algunas de las características que más adelante mencionaremos, las que no significan pase algo malo con el bebé.

Las infecciones

Son la forma más sencilla de atacar a un recién nacido, por ello que se deben extremar los cuidados durante los primeros 28 días del neonato, evitando sufrir las consecuencias de infecciones que comúnmente atacan a los pequeños recién nacidos con suma facilidad. Dentro de las características de desarrollo de las infecciones, nos encontramos con la rapidez de su propagación y la posibilidad, no menor, de llegar a un desenlace fatal para el neonato. Conforme lo anterior, al menor atisbo de sospecha de alguna infección, de inmediato se debe realizar análisis de sangre que apoye o descarte cualquier tipo de infección; se aconseja realizar cultivos de distintos tipos, como por ejemplo de sangre, del líquido cefalorraquídeo, de orina, de ombligo e inclusive del oído.

Algunas de las infecciones que pueden padecer los recién nacidos son: Enterocolitis Necrotizante; Clamidia; Rubéola; Sífilis; Toxoplasmosis; Citomegalovirus.

Estreptococo del Grupo B

Se trata de una bacteria que habita en la vagina y a veces hasta en el intestino, la que se encuentra en un porcentaje de hasta el 30% de los recién nacidos, hombres y mujeres, aunque en la mayoría de los casos sin causar ningún tipo de problema. No obstante lo anterior, habrá que mantenerlo completamente distanciado del conocido con el mismo nombre, pero perteneciente al Grupo A, quien es causante de la amigdalitis.

Conviene tener especial cuidado con su contagio en neonatos, pues resulta sumamente silencioso, por lo que en muchos casos parece como que al bebé no le ha ocurrido nada, sin embargo el microbio podría provocar septicemia e incluso meningitis, llegando en ocasiones a terminar con la vida de este pequeño niño o provocándole secuelas gravísimas. Es común el utilizar antibióticos con la madre en el parto, evitando así cualquier tipo de infección a ella y al niño que esta por nacer.

Es importantísimo realizar pruebas durante los últimos meses de embarazo para así tomar una decisión adecuada al momento de recibir a este recién nacido al mundo y evitar con eso riesgos innecesarios.

Ictericia

Se le llama "Ictericia" al color amarillento que adquiere la piel y las mucosas cuando la bilirrubina aumenta en cantidad y supera 1 mg/100 ml, que es lo normal que circule por la sangre. Entendemos por bilirrubina a la sustancia que proviene de la transformación de la hemoglobina de los glóbulos rojos sanguíneos, una vez que han sido destruidos producto de su envejecimiento, donde el hígado es el responsable de transformarla y eliminarla con la bilis a las heces.

¿Cuándo aumenta la bilirrubina? Es bastante común que los recién nacidos se encuentren con un aumento de bilirrubina, por ello podemos mencionar como ejemplo, el hecho de haber nacido con un exceso de glóbulos rojos, debido al déficit que existe de oxígeno en la vida fetal, lo que obliga a una sobrepoblación de los mismos para transportar el oxígeno y hacerlo llegar con mayor presión a la sangre. Cuando el neonato comienza a respirar por sí solo, no se hace necesario el exceso de glóbulos rojos y aumenta la bilirrubina. Otra causal de aumento de bilirrubina es el hecho de no poseer un hígado capaz de captar y contribuir a la eliminación de ésta, por lo que se acumula en la sangre y se aprecia el color amarillento.

Las cosas se vuelven un tanto más complejas cuando la Ictericia no es fisiológica, y es que cualquier enfermedad que aumente la destrucción de los glóbulos rojos puede servir como manifestación de una Ictericia.

Debemos preocuparnos cuando se presente esta reacción en el recién nacido durante las primeras 24 horas luego del parto, pues con frecuencia debiera hacerlo al segundo o tercer día por los motivos antes señalados, extendiéndose por no más de 10 días, en caso de que se debiera a una Ictericia normal por las causales antes aludidas. Por lo tanto, en caso de presentarse antes o durar más del periodo considerado como "normal", se deberá proceder a realizar una revisión, pues es probable que la bilirrubina sea de tipo "indirecta", es decir, no ha sido transformada por el hígado y en ese caso una alta concentración de la misma puede provocar una lesión grave en el sistema nervioso central, la que por cierto es irreversible.

Su voto: Ninguno Promedio: 4 (1 vote)
¡Se el primero en dejar un comentario!
  Publicar comentario
Se mantendrá en privado.
Image CAPTCHA
Ingresa los símbolos y/o letras mostradas en la imagen.