Utero bicorne
El reposo suele ser necesario a partir de la semana 28 porque hay riesgo de parto prematuro

Se trata de una malformación hereditaria, en la cual el útero está dividido en dos a nivel de las Trompas de Falopio, por un tabique que puede llegar al cervix, a la mitad, 2/3 o 1/3 de la longitud uterina. Por ello, en vez de tener forma de pera tiene una similar a un corazón, con una fisura marcada en la parte superior.

Este tipo de malformación suele ser asintomática y la mujer puede no darse cuenta de que tiene este problema hasta que busca quedar embarazada. En algunos casos puede ser la causa de infertilidad, dependiendo del grado de malformación, aunque generalmente la gran mayoría de las mujeres con este problema son fértiles.

Sin embargo, las compilaciones pueden aparecer durante el embarazo, ya que esta malformación puede ocasionar abortos espontáneos, parto prematuro, parto de nalgas (la cabeza se ubica en la parte del útero donde hay más espacio y esta es la superior, en estos casos la cesárea es inminente) o muerte fetal, debido a que el bebé está en una de las divisiones del útero y puede no tener suficiente espacio para desarrollarse normalmente.

El Útero bicorne se puede diagnosticar con una histeroscopia, histerosalpingografía o una ecografía transvaginal. Los embarazos de mujeres con esta anomalía suelen considerarse de alto riesgo, ya que según el tipo de separación del útero, puede pasar que el feto no tenga lugar suficiente para crecer.

A las mujeres que se les diagnóstica útero bicorne durante el embarazo, es probable que desde la semana 28 hasta el final del embarazo tengan que hacer reposo, ya que el riesgo de parto prematuro es muy grande.

Existen casos de mujeres con esta malformación que tienen hijos y no manifiestan ningún problema durante sus embarazaos y se enteran mucho después y de casualidad que padecen útero bicorne.

Pero cuando el útero bicorne es la causa de infertilidad, hay repetición de partos prematuros o abortos espontáneos, se recomienda una intervención quirúrgica correctora. Con ella, se consiguen mejorar las condiciones del útero y aumentar las posibilidades de que un embarazo llegue a término sin mayores complicaciones.

Puntaje: 
Promedio: 5 (1 voto)