Consejos para salir de compras con los niños

Ir de compras al supermercado con niños pequeños puede ser una tarea sumamente difícil, tocan todo, lloran, patalean y gritan si no se les compra lo que quieren y hay que escoger los víveres con ellos a remolque en el carrito, olvidando así la mitad de las cosas que se necesitan. Esto es muy estresante, por ello lo mejor es cuando la lista de cosas es larga, no ir con los chicos. Pero como no siempre es posible, porque muchas veces no hay con quien dejarlos, los consejos de la educadora y experta en desarrollo infantil Michele Borba, autora del libro The Big Book of Parenting Solutions: 101 Answers to Your Everyday Challenges and Wildest Worries acerca de cómo enfrentar estos temas cotidianos con los niños, pueden ser de gran ayuda.

Organizarse previamente

Antes de ir a la tienda, elaborar una lista organizada con las cosas que se necesitan comprar, clasificadas por sectores del supermercado. Es decir, por ejemplo: Lácteos (leche, yogurt, queso, etc.), frutas y verduras (manzanas, bananas, zanahorias, etc.) y así sucesivamente. De modo que la compra sea más rápida y sencilla y no haya que estar corriendo a lo loco de un sector a otrote la tienda porque se olvido algo.

Asegurarse de que el niño no esté irritable antes de ir de compras

Hay algunas cosas que ponen más fastidiosos e irritables a los niños cuando se sale de compras, estas son el hambre, el sueño, el cansancio y el aburrimiento. Por ello, es preciso antes de ir al supermercado, asegurarse de que el niño ha comido, ha dormido su siesta y está tranquilo y contento.

Tomarse un tiempo para sentarlo cómodamente dentro del carro

Tomarse un momento antes de empezar a hacer las compras para sentar cómodo al niño en el carro. Para ello, colocar debajo un abrigo o algo por el estilo, de modo que vaya cómodo y no asocie el carrito del supermercado con algo aburrido.

Dejarlo participar en la compra

Hacerlo que participe de la compra lo hará sentir útil, ocupado y entretenido, a los niños les encanta ayudar y demostrar que ellos pueden hacer algunas cosas, por lo cual hay que permitirle que tome de las estanterías algunos productos es una opción para que contribuyan, o llevar un marcador y pedirles que vayan tachando de la lista aquellas cosas que ya se han colocado en el carrito.

Improvisar juegos para hacer la compra más divertida para el niño

Invitar al niño a identificar formas y colores entre las frutas, verduras y demás comestibles. A quién descubre primero determinado producto, por ejemplo: El pan o cosas sencillas que a él lo entretengan a la vez que usted hace las compras.

Ignorar pequeñas rabietas y malos humores

Cuando el niño se pone un poco irritable por algo o hace algún berrinche leve, dejarlo pasar e ignorarlo, tal vez así, al ver que no logra captar su atención pase. Pero si se trata de una rabieta más fuerte, que puede resultar peligrosa o dañina para él, tratar de calmarlo y contenerlo.

Actuar rápidamente

Si el berrinche se sale de control, es preciso actuar rápido, para ello solicitar al personal del supermercado que reserve el carro con sus compras que usted volverá por él más tarde y salir de la tienda. Una vez fuera intentar calmar al niño, dejarlo un poco tranquilo para que pase su rabieta (se aconseja 1 minuto por cada año de vida del niño) y si se tranquiliza volver al supermercado por el carro, de lo contrario ir a casa y luego enviar a alguien por él.

Elogiar y destacar cuando el niño se comporta en la tienda

Cuando el niño se comporta adecuadamente durante la compra, es preciso resaltar su actitud y elogiarla, de modo que se sienta reconfortado y desee volver a hacerlo la próxima vez.

Puntaje: 
Sin votos aún