embarazada despues de los 30 anos
Embarazo después de los 30
flickr.com

Ser madre, es un gran deseo que la mayoría de las mujeres quieren lograr, aunque existen otras mujeres que, por elección propia o de terceros, no desean tener el gusto de procrear, ser madres les parece algo común, dado que ya tienen más de cuatro o cinco hijos o lo que es peor, deciden procrear sólo con el fin de obtener un rédito monetario, casos totalmente opuestos a los de quienes desean tener un hijo con el fin de brindarle la mejor calidad de vida y sobre todo, amor.

Pero este sería otro tema de debate. Aquí nos vamos a centrar en el fenómeno que se está dando sobre las mujeres que desean ser madres los treinta y cinco años o luego de dicha edad, lo que el común popular denominaría mujer madura.

La rutina actual de las mujeres jóvenes es completamente diferente a como era 20 años atrás y ni hablar si nos extendemos un par de décadas más, llegando a 40 años atrás.

Hace no más de cuatro décadas atrás, una mujer de 20 años era jefa de familia, tenía uno o dos hijos y manejaba los quehaceres de la casa, mientras se encargaba de la crianza de sus hijos, a la espera de la llegada de su marido.

Actualmente, dicha situación cambió, tanto en el primer mundo como en países en vía de desarrollo mejor posicionados que algunos países del tercer mundo, el rol de mujer soltera dejo de ser un papel estigmatizado por la mayoría de la sociedad y hoy se acepta perfectamente que una mujer de entre 25 y 35 años no tenga pareja e inclusive que no tenga hijos.

La decisión personal

La decisión de pasar los treinta y pico y todavía no tener un proyecto claro de concebir un niño se puede deber a varios factores, pero todos conllevan a una decisión personal de la mujer.

En primer lugar, influyen los proyectos que tenga esa joven para con su vida profesional y carrera. De seguro tienes a alguien en tu familia o a alguna conocida, que siendo mujer joven estaba cursando una carrera y debió pausarla debido al embarazo, luego el estudio y la crianza del hijo (más aun siendo madre soltera) se fue haciendo más difícil, aunque no imposible, y debió abandonar sus estudios, lo que pudo llegar a causarle cierta frustración.

Tal vez la elección personal de no tener pareja estable por un tiempo o de no querer formalizar hasta sentirse una triunfadora en su carrera, puedan ser factores que influyan en la decisión de posponer la maternidad hasta pasado los treinta y cinco, pero lo que sí es seguro, es que esto no supone diferencias con mujeres que decidieron ser madres a edades más tempranas, aunque si presenta diferencias en cuanto a cambios en el organismo de la mujer, ya que a una edad más avanzada, ella deberá tomar ciertos recaudos.

Tenga 17 o 37 años, lo importante para la mujer que desea estar embarazada, es llevar un ritmo y calidad de vida saludable, acompañado de una dieta equilibrada, por lo cual deberá recurrir a un nutricionista, que elabore una dieta especial para tal etapa.

Por lo general, la dieta consistirá en obtener todos los nutrientes necesarios tanto para la madre como para el bebé, aunque cambiará de acuerdo a la etapa del embarazo en que se encuentre la madre; y agregará unas 300 calorías más.

El relax y la visita al médico

Sacarse el estrés de la oficina, el trabajo o el estudio será uno de los temas a tratar, si bien el hecho de quedar embarazada hace que muchas mujeres desaceleren su ritmo de vida o tengan una actitud más calma ante ciertas actividades, tantas otras mujeres continúan con su ritmo de vida habitual, lo que puede traer aparejadas algunas complicaciones.

Por eso es importante hacerse un tiempo de calma en la agenda, tratar de encontrar el momento justo para relajar cuerpo y la mente.
Para esto, técnicas como los masajes prenatales o incluso el Yoga harán que te sientas mas aliviada y sin demasiadas preocupaciones, sobre todo en la etapa inicial y final del embarazo que es cuando más estresada te sentirás.

Otro aspecto fundamental es darle vital importancia a los chequeos médicos. Como no estás acostumbrada a este tipo de eventos, de seguro dejarás te los saltearás por un encuentro o reunión de trabajo, pero cierto es que en el estado de embarazo, la visita al médico es lo más importante, por lo cual no deberás saltearte ningún chequeo y mucho menos dejar de visitar al médico.

Debes cerciorarte de que el profesional esté haciendo todos los análisis correspondientes, sobre todo, los que se realizan para detectar alguna anomalía cromosómica o de índole genético, ya que la mayoría de dichas anomalías del bebé, se dan en partos donde la mujer alcanzó una alta madurez.

Puntaje: 
Sin votos aún