Hijos de parejas homosexuales presentan mejor estado psicológico

La familia tradicional tal y como se conocía antes (mamá, papá, hijos), hace décadas que dejó de ser el común denominador en la sociedad. Actualmente hay distintos tipos de familias que se están haciendo cada vez más frecuentes, como ser las monoparentales (la mamá o el papá solo/a con sus hijos), familias ensambladas (una mamá o un papá que vuelve a formar una familia con otra pareja y los hijos de ambos), etc. En este marco también tienen cabida las familias conformadas por una pareja homosexual que decide a través de diversos métodos (inseminación artificial u otros) tener hijos.

Pero algunos conservadores cuya bandera es la familia tradicional y detrás de ella se esconden para discriminar, estigmatizar y agraviar a los que son distintos; se promueve la familia tipo como el único modelo válido para infundir valores morales y sociales a los hijos.

Sin embargo, no hay ninguna evidencia de que los hijos de parejas homosexuales sean social o culturalmente “peores” que los de heterosexuales. Pero sí hay un estudio que señala que los hijos criados por parejas de lesbianas llegan a ser adolescentes psicológicamente sanos y con menos problemas de conducta.

Dicho estudio, denominado Estudio Nacional Longitudinal de Familias de Lesbianas (NLLFS), comenzó en 1986 y es el primero en realizar un seguimiento a estos niños desde su nacimiento hasta la adolescencia.

Para el último informe de dicho estudio, publicado en la revista “Pediatrics”, Nanette Gartrell, de la Universidad de California en San Francisco y sus colegas, entre ellos Henny Bos, de la Universidad de Ámsterdam en los Países Bajos, hizo el seguimiento a 77 familias.
Los investigadores entrevistaron a las madres, preguntando sobre las actividades de sus hijos, su vida social, rendimiento escolar y académico y puntándolos en base a una escala utilizada desde hace años, para evaluar el comportamiento de los niños y adolescentes.

Además cada uno de los adolescentes con un promedio de edad de 17 años, completó formulario con preguntas de índole psicológico.

Los resultados obtenidos fueron comparados con los de un grupo de 93 adolescentes con ese mismo promedio de edad criados por parejas heterosexuales, que formó parte de otra muestra que incluyó también informes de las madres sobre los mismos puntos.

Los resultados

Los adolescentes que fueron criados por parejas lesbianas fueron puntuados por sus madres muy alto en habilidades sociales y escolares y bajo en mal comportamiento, desobediencia y agresividad en comparación con los otros.

Comparativamente con los hijos de padres heterosexuales, los de madres lesbianas tenían mejor rendimiento escolar, presentaban menor cantidad de problemas sociales, con las normas y eran menos violentos.

Gartrell y sus colegas, no tienen del todo claro el por qué de estos resultados, por qué los hijos de las parejas lesbianas tienen un mejor estado psicológico que los de las parejas heterosexuales. Pero sugieren como hipótesis el que fueron niños deseados, cuyas madres planificaron detenidamente su maternidad y se prepararon para ayudar y contener a sus hijos ante todo tipo de estigmatización, discriminación, agresión u ofensa de la que pudieran ser víctimas.

Puntaje: 
Promedio: 5 (1 voto)