Test de paternidad

Estos test tienen como finalidad determinar la paternidad, fundamentalmente, a través de la comparación del ADN de un hijo y un presunto padre. El ADN contiene la información genética desde el momento de la concepción y permite conocer si hay relación genética, mediante la comparación de ambas muestras.

Determinar la filiación biológica es muy importante para asegurar el bienestar, la seguridad y los derechos del niño. Conocer sus genes garantiza al niño:

  • La historia clínica familiar en casos de enfermedades hereditarias y otras patologías que pueda padecer durante su vida
  • El goce de sus derechos legales
  • Tener una identidad
  • Gozar de la protección, amparo y amor de su padre

Diferentes tipos de pruebas de paternidad

Hay varios tipos de pruebas de paternidad, algunas que pueden hacerse durante el embarazo y otras para las que hay que esperar que nazca el bebé. Las pruebas de paternidad prenatales implican mayores riesgos para el bebé entre los que está el aborto espontáneo.

Pruebas prenatales

  • Amniocentesis: esta prueba de paternidad se hace durante el segundo trimestre del embarazo entre las semanas 14 y la 20 del mismo. El procedimiento consiste en la introducción de una pequeña aguja dentro del útero, mediante el moniteroeo con ultrasonido, para la extracción y posterior análisis de líquido amniótico. La Amniocentesis tiene ciertos riesgos para el bebé y la madre; en el primero se incluye el riesgo de aborto espontáneo y otros daños y en la segunda: sangrado vaginal, calambres y pérdidas de líquido. Por ello, debe realizarse bajo consentimiento del médico tratante, quién evaluara el riesgo beneficio
  • Muestreo de vellosidades coriónicas (CVS): este procedimiento se realiza entre la semana 10 y la 13 del embarazo y consiste en la introducción de una aguja fina o un tubo por la vagina de la mujer, a través del cuello del útero bajo la guía por ultrasonido, hasta llegar a la pared del útero y extraer vellosidades coriónicas. Éstas tienen igual composición genética que el ovulo fecundado. Para la realización de esta prueba se requiere la aprobación del médico tratante

Pruebas postnatales de ADN

  • Muestra de sangre: estas muestras pueden obtenerse mediante la extracción de una muestra con jeringa o una mancha en una prenda, un pañuelo, incluso de sangre seca; en estos casos el éxito de la prueba dependerá del estado, si se ha contaminado, etc. En el pasado, la muestra de sangre era la más usada para pruebas de ADN de paternidad, pero desde que aparecieron los hisopos bucales ha quedado relegada, porque es un método menos invasivo sobre todo cuando se trata de niños
  • Hisopados de mejilla: mediante la utilización de un hisopo, se toma una muestra de ADN de la parte interna de la mejilla. Este método es tan eficaz como el que se realiza con la muestra de sangre y resulta más sencilla la toma de la muestra
  • Muestra de Cordón umbilical: la sangre del cordón umbilical es una muy buena fuente de ADN para realizar la prueba de paternidad y determinar el perfil genético del niño sin exponerlo a ningún riesgo, ni trauma. Mediante la utilización de un hisopo se recoge sangre del cordón que posteriormente es analizada
  • Muestras extraídas de diferentes tejidos (cabello, semen, uñas): para realizar la prueba de ADN con una muestra de cabello, el mismo deberá tener algo del folículo y serán necesarios entre 6 y 10 cabellos o más, para que sean mayores las posibilidades de lograr un perfil de ADN. De las uñas también puede obtenerse el ADN, generalmente este método se utiliza cuando la persona ha muerto hace poco tiempo. En el caso del semen se aconseja que sea absorbido con un hisopo cuando se trata de semen fresco y con un hisopo humedecido con agua destilada cuando se trata de semen seco

En los casos en que no se cuenta con el presunto padre para realizar la prueba de ADN, puede recurrirse a los presuntos abuelos (padres del padre), ya los genes son los mismos y la prueba arrojará resultados tan válidos como los que se obtendría con la muestra del padre.

Las pruebas de paternidad que se realizan con métodos más modernos como ser el hisopado de mejilla, etc., son alternativas mucho más económicas y menos invasivas, en comparación con las que se utilizaban antes como los clásicos análisis de sangre.

Puntaje: 
Sin votos aún