Consejos para madres por primera vez

Cuando la flamante mamá tiene el bebé en los brazos por primera vez y se va a su casa con su pareja y el recién nacido, comienza una vida llena de cosas nuevas, un mundo por conocer. Como suele decirse habitualmente. Nadie nace sabiendo ser padre. A ser padre se aprende con la práctica y la madre primeriza tiene mucho por aprender de su pequeño recién nacido.

  • Pedir ayuda

  • Cuando se tiene un bebé recién nacido, todo el tiempo y la atención de la madre está puesta en él y puede que no tenga tiempo para cocinar, lavar la ropa, realizar las tareas de la casa e inclusive, muchas veces ni siquiera para ir al baño. Por ello, es importante que la flamante mamá pueda pedir ayuda cuando la necesita al papá, a las abuelas y abuelos, tíos, amigas, etc. Ellos, seguramente, estarán gustosos de ayuda y la aliviarán mucho.

  • Evitar recibir muchas visitas los primeros días
  • Los primeros tiempos en casa con el bebé, suelen ser muy complicados y si a eso se le agrega la visita permanente de familia y amigos, el resultado es una madre totalmente agotada. Por ello, aunque pueda resultar difícil es preferible decirles con delicadeza a las personas que quieren venir a visitar que lo dejen para más adelante o dosificar las visitas de modo que no resulte tan demoledor para la mamá y el bebé.

  • Dormir cuando duerme el bebé

  • Este es un consejo muy recurrente y escuchado, pero muy acertado. Las horas de sueño son un debe en las madres de recién nacidos y son muy necesarias. Por ello, es importantísimo dormir y descansar todo lo que se pueda, cunado se pueda y dejar para después las tareas de la casa y demás.

  • Fomentar el vínculo con el bebé

  • Es fundamental el contacto de la piel de la madre con la del bebé, que él sienta su olor, su voz, su calor. Así comienza a formarse un vínculo muy importante que se mantendrá de por vida.

  • Dejar de lado el exceso de peso y la obsesión por recuperar la figura

  • Es demasiado pronto para preocuparse por el cuerpo, el post parto lleva un tiempo y es necesario que transcurra para que éste se recupere y vuelva a lo que era antes del embarazo. Amamantar ayuda mucho a perder peso, por lo cual dar de mamar a demanda, es lo mejor y alimentarse bien y sanamente es fundamental para la recuperación.

  • Pedir ayuda si se tienen problemas con la lactancia

  • Si bien la lactancia es algo natural y cuasi instintivo, ya que al acercar el pezón a la boca del bebé, instintiva y automáticamente se prende a éste y comienza a succionar; si no se coloca bien el pezón lo puede lastimar y esto traerá muchísimos problemas posteriores. Por ello, se puede recurrir a la maternidad donde nació el bebé, donde seguramente hay personas especializadas en lactancia que pueden apoyar a la flamante mamá y enseñarle a colocar el pezón y a amantar más cómodamente a su bebé.

  • Aprender a identificar su llanto

  • Los primeros días seguramente la reciente mamá acudirá de inmediato ante el primer llanto del bebé, pero con el transcurso de los días aprenderá a identificar a que corresponde cada llanto y responder en consecuencia cuando es hambre, frío, malestar, etc.

Puntaje: 
Sin votos aún