Sexo entre desconocidos al aire libre con espectadores

Sexo en público

El dogging es una práctica sexual que surgió en Inglaterra en la década de los 70 pero que cobró relevancia gracias a la reciente novela erótica de la autora británica E. L. James llamada Cincuenta sombras de Grey y consiste en el sexo entre parejas heterosexuales al aire libre en zonas apartadas ante la mirada de otras personas que también son convocadas para los mismos fines.

El nombre deriva de la palabra en inglés dog que significa perro, puesto que esta practica tiene sus inicios en las saludas a pasear el perro por el parque, cuando los amos aprovechaban la saluda para fisgonear a las parejas que tenían sexo al aíre libre.

El dogging se limitaba a contactos espontáneos en sitios conocidos hasta que la policía los descubría. Actualmente con el auge de las redes sociales hay sitios y foros que favorecen los contactos y explicitan las reglas del encuentro. Las convocatorias pueden hacerse espontáneamente de un momento a otro. Previo al ingreso al foro o la página web, los interesados se registran y comentan sus preferencias. El que hace la convocatoria complementa el número de doggers con el de voyers. Es decir el de quienes disfrutan exhibiéndose con el de los que lo hacen mirando.

Las reglas del jogging

Esta práctica se limita exclusivamente a parejas heterosexuales que alcanzan con ella el máximo de placer sexual. Las edades de sus practicantes rondan entre los 25 y los 50 años.

Muchas parejas disfrutan de esta como de otras prácticas sexuales diversas para lograr el erotismo. Sin embargo, hay quienes la prefieren con exclusividad.

Una manera de comenzar el juego, es que lo haga una pareja dentro de un automóvil y así los asistentes se arriman a observar y/o participar dependiendo de los códigos. Es que el dogging cuenta con algunas sexuales o códigos que permiten a los presentes saber cómo actuar. Por ejemplo: Si las ventanillas o puertas están abiertas, los presentes pueden participar; si la luz de adentro del auto está prendida quiere decir que solamente los participantes desean ser vistos; cuando la puerta permanece abierta ello implica que hay vía libre.

Otras reglas del dogging:

  • Ser mayores de edad
  • Respeto entre los participantes
  • Los participantes no se conocen de antemano
  • Hay determinados lugares que suelen convertirse en los escenarios sexuales elegidos por los practicantes del dogging: Parques, playas, dunas, etc.
  • Mantener el anonimato
  • Coordinar los encuentros en lugares alejados
  • Mantenerse al margen cuando los participantes no invitan a los observadores a participar
  • Directa o indirectamente el dogging implica el voyeurismo y exhibicionismo
  • Algunas veces implica sexo grupal aunque no tiene nada que ver con el intercambio de parejas (swingers)
  • No llevar objetos de valor, teléfonos móviles, agendas, etc., para evitar ser ubicados o víctimas de chantajes posteriores
  • No continuar el encuentro en un domicilio
  • Usar protección con condón

Agregar comentario