Lubricantes femeninos

Los lubricantes femeninos pueden ser de base acuosa, de silicona, aceite, con sabores, olores e incluso caseros. Son fundamentalmente para facilitar la penetración durante la relación sexual, especialmente cuando hay sequedad vaginal. Una condición que afecta a la mujer cundo no logra la excitación que lubrica naturalmente la vagina o hay carencia de estrógenos como por ejemplo en la menopausia, durante la lactancia o el uso de anticonceptivos.

Para lograr una relación sexual más placentera pese a la sequedad vaginal, lo mejor es recurrir a los lubricantes vaginales. Según una investigación realizada en la Universidad de Indiana entre 2,453 mujeres de entre 18 y 68 años, encontró que el uso de este tipo de productos durante el sexo permite una relación más placentera y menos dolorosa.

Tipos de lubricantes vaginales

Los lubricantes vaginales pueden ser de diferentes tipos:

  • Distinta base
  • De base acuosa (se lavan con facilidad pero duran poco), oleosa (duran más pero manchan la ropa), silicona o vaselina (es un derivado del petróleo que puede romper el preservativo rápidamente y además alteran el pH vaginal, lo que incrementa el riesgo de las infecciones). Lubricantes a base de isoflavonas de soja: Este tipo de lubricantes vaginales son perfectos para los amantes de la vida sana, que rechazan los productos industrializados por contener sustancias que atentan contra su filosofía de vida. Funcionan como una crema hidratante, no es necesario lavarlos tras su uso, puesto que son absorbidos.

  • Lubricantes con sabor
  • Hay algunos que son endulzados con el endulzante natural stevia, con kiwi, chocolate, coco, etc. Son aptos para veganos y no dañan el látex de los preservativos. Hay también con sustancias naturales como aloe vera, té verde, menta o mentol (dan sensación de frío a los genitales), canela (sensación de calor), etc.

  • Lubricantes vaginales caseros
    • Yogurt
    • Manteca
    • Aceites: Canola, almendras, oliva, coco, uva
    • Clara de huevo
    • Champú o acondicionador de cabello
    • Gel de ducha
    • Manteca de cacao
    • Vaselina líquida

    Al usar alimentos como lubricantes vaginales se debe tener precaución, ya que algunos como el yogurt, por ejemplo, puede causar según el ginecólogo y obstetra de la Universidad de Buenos Aires, Patricio Ehrman, infecciones vaginales.

    Al respecto la sexóloga y psicóloga argentina Andrea Gómez señala:

    Se sugieren los que no contengan picantes, alcoholes o elementos que puedan irritar o lastimar. Los más usados son la crema de leche, helados, postres saborizados o mermeladas con sabores frutales. Pero no deben llegar al interior de los genitales ya que pueden raspar, irritar o lastimas las mucosas

Puntaje: 
Sin votos aún