Pilates
flickr.com

Joseph Pilates (1887-1967), nacido en Düsseldorf (Alemania), creó este método por necesidad propia ya que, su naturaleza enfermiza le llevó a pasar su infancia combatiendo su debilidad física a través del ejercicio y de la práctica de diversos deportes, como el esquí, la natación, la gimnasia e incluso el boxeo.

Durante la Primera Guerra Mundial, trabajando como voluntario en un campo de prisioneros, ideó diversos aparatos de rehabilitación con el fin de poder ayudar a los prisioneros heridos en su recuperación, comenzó a trabajar con lo que tenía a mano, por ejemplo: Los resortes de las camas.

Al finalizar la guerra, quienes habían sido rehabilitados mediante las técnicas de Pilates, se encontraban en muy buen estado físico e incluso habían resistido muchas de las pestes que toda guerra trae consigo.

Es en ese momento que la técnica deja de ser para rehabilitación, exclusivamente, y se comienza a proyectar como una técnica de entrenamiento físico.

Joseph Pilates instala su estudio en la ciudad de Nueva York en los años 20, y a partir de allí comienza a contactarse con bailarines y corógrafos, reconocidos como Bolognini y Margaret Gramham, del American Ballet, y con el paso del tempo logra cautivar con el Método Pilates a algunas de las más famosas estrellas de Hollywood.

Mientras Joseph Pilates estaba vivo, algunos de sus discípulos comienzan a dar clases, pero no es hasta que el muere, en 1967, que la técnica alcanza un poco más de reconocimiento. Es en las décadas del 80 y 90 que el Método de Ejercicios Pilates logra un alcance mundial que ha ido aumentando paulatinamente hasta nuestros días.

Aplicaciones

El Método Pilates se ha nutrido de técnicas occidentales, como por ejemplo la gimnasia y orientales, como el yoga, el objetivo es que los ejercicios sean útiles para el físico y la mente al mismo tiempo. Los ejercicios Pilates combinan el movimiento, la fueraza del centro corporal, basada en el abdomen y las lumbares, con el ritmo respiratorio. El método busca lograr que el propio cuerpo optimice sus posibilidades, a través de la concentración y el equilibrio entre diferentes componentes, cabe aclarar que es un ejercicio con impacto 0.

Según Liliana Vidal, instructora de Pilates:
“Salvo lo cardiovascular o aeróbico, el Método Pilates, trabaja todo el cuerpo, fuerza, musculatura, elasticidad. Es necesario complementar con ejercicio aeróbico. La idea no es sustituir una cosa por otra, sino complementar. En los lugares en los que el método se utiliza hace años los deportistas lo han adoptado como un método complementario, por ejemplo, en el golf se utiliza para trabajar la parte de coordinación, la NBA y muchos equipos de football europeo lo utilizan para trabajar la elasticidad y la musculatura profunda, lo que ayuda a prevenir y minimizar las lesiones”. (1)

Además, el Pilates es muy recomendable a la hora de rehabilitar lesiones, óseas y/o musculares, así como para tratar dolores agudos puntuales o enfermedades crónicas que afectan al sistema óseo y muscular. Se trata de una educación corporal integral, donde el cuerpo se trabaja como un todo, se ejercitan todos los músculos, el cuerpo y la mente trabajan conjuntamente. Se basa en ejercicios lentos, controlados, que se realizan con máquinas específicas, son pocas repeticiones, bajo supervisión, para buscar la optimización de los ejercicios Pilates.

La respiración, la concentración, el control y la alineación, son las claves del Método Pilates que, fortifica los músculos, e intenta obtener un equilibrio muscular que incremente, posteriormente, el control, la fuerza y la flexibilidad, cuidando la espalda y las articulaciones.

El método Pilates puede ser practicado casi por cualquier persona, ya que como aclara Liliana Vidal: “hay varios principios de Pilates que se hacen difíciles para llegarle a los niños, como pueden ser la concentración y la conciencia corporal…”

Actualmente, el método Pilates se utiliza en rehabilitación, reeducación corporal, patologías óseo-musculares y programas de acondicionamiento físico, adaptándose al nivel de cada persona. La idea básica es efectuar un número reducido de repeticiones, que no serán más de 10 para cada ejercicio, controlando al máximo la precisión al realizarlos.

Sus principales beneficios son:

  • Lograr una mejor definición y rendimiento muscular para piernas y brazos
  • Mejorar la postura y la flexibilidad en general
  • Equilibrar la fueraza corporal centrada en el abdomen y la espalda, con esto se logra una mejor postura que otorga mayor eficiencia física
  • Aumentar la elasticidad y fortaleza de la musculatura
  • Aumentar las posibilidades de las articulaciones y poder disminuir tensión
  • Moldear el cuerpo a través de musculaturas largas, finas bien proporcionadas
  • A través del aumento de la capacidad respiratoria y el dominio de la misma, se logra un mayor control mental que ayuda a disminuir o eliminar el dolor y es muy efectivo para controlar el stress

(1) www.espaciopilates.com

Puntaje: 
Sin votos aún