Madre e hija entrenando juntas

Para las mujeres modernas con un sinfín de obligaciones hacer ejercicio no es fácil. Encontrar un momento en el día para dedicarlo a ello, no siempre es posible. En ocasiones una de las principales dificultades, es con quién dejar a los niños para ir a entrenar. Es así, que en el mundo se están volviendo tendencia los gimnasios con guardería. Pero si no existe uno con estas características cerca de tu casa, otra opción es ejercitar en casa usando a los niños como peso para fortalecer la musculatura. Esto no sólo les resultará a ellos muy divertido, sino que además a ti te redundará en enormes beneficios físicos y mentales.

Una joven madre australiana de 31 años llamada Kimberley Welmans, es furor en la red social Instagram gracias a que sube fotografías de su entrenamiento físico utilizando el peso de sus pequeños hijos. Ella los usa como resistencia para realizar diversos trabajos de fuerza. En lugar de frenarse porque sus pequeños hijos interferían con sus ejercicios, decidió beneficiarse potenciándolos con ellos.

Así además de ejercitarse, pasa tiempo divertido junto a los niños y al mismo tiempo les transmite, con el ejemplo, la importancia de la actividad física para una vida saludable.

1 Flexiones de tríceps con el niño sobre abdomen

Este ejercicio es muy efectivo para tonificar los tríceps. Colocarse sentada con las piernas flexionadas y las palmas de las manos apoyadas en el suelo con los dedos mirando hacia atrás. Colocar al niño sobre el abdomen y en esa posición extender y flexionar los brazos. Repetir 3 series de 15 repeticiones.

2 Flexiones de bíceps el niño sobre la espalda

Las flexiones de bíceps son ideales para fortalecer la consistencia de estos músculos. Colocarse boca abajo con los brazos extendidos y las palmas de las manos apoyadas en el piso. Las rodillas pueden permanecer flexionadas o estiradas, dependiendo de la resistencia de cada una. El peso extra del niño implica aún mayor trabajo, pero debe tenerse la precaución de mantener siempre una buena postura para no trabajar mal ni forzar la espalda.

3 Planchas para abdominales con el niño sobre la espalda

Colocarse boca abajo apoyando los antebrazos y la punta de los pies en el piso. Mantenerse en la posición de plancha durante 20 segundos con el niño sobre la espalda. Bajar, descansar y repetir 3 series.

4 Glúteos con el niño sobre la pelvis

Colocarse acostada en el piso con las rodillas flexionadas y el niño sobre la pelvis. Elevar la cadera, contrayendo al hacerlo los glúteos. Bajar sin apoyar en el piso y volver a subir. Realizar 3 series de 20 repeticiones.

5 Estocadas cargando al niño

Las estocadas trabajan la musculatura de los cuádriceps y los glúteos y con peso son aún más efectivas. La recomendación es realizar unas tres series de 20 repeticiones cada una.

6 Sentadillas con el niño sobre los hombros

Las sentadillas con peso son un trabajo perfecto para fortalecer glúteos y cuádriceps. Cuando se utiliza peso para realizarlas el ejercicio es más intenso, requiere de mayor resistencia pero los resultados son mejores.

7 Abdominales elevando piernas y brazos con niño sobre abdomen

Acostarse en el suelo boca arriba con los brazos estirados hacia atrás y las piernas estiradas. Elevar las piernas al mismo tiempo que se eleva el tronco y se bajan los brazos estirados hacia adelante. Mantener esta posición con el niño acostado boca arriba sobre ti. Repetir varias veces.

Kimberley Welmans invita a otras madres a practicar ejercicios con sus hijos y dice:

Ya veréis que es muy divertido y vuestros hijos pronto querrán unirse a las sesiones.

Puntaje: 
Sin votos aún