Niño feliz

Continuamos con el listado de los errores más comunes que suelen cometer los padres hacia con sus hijos.

9

Restar importancia a las manifestaciones exteriores del éxito

Que nuestro hijo esté siempre en los primeros lugares de la escuela o que gane las competencias deportivas, pero debemos ser concientes que esto no siempre es así o debe ser así. Debe ser consciente que su hijo no puede ganar todo y mucho menos que es perfecto. El éxito del pequeño se debe manejar con pinzas, ya que puede ser frustrante cuando no se obtiene, es mejor preguntar si ha mejorado en la escuela que preguntarle si sacó la nota más alta.

10

Dejar que caigan en la rutina y aburrimiento

Si su hijo le dice que está aburrido, lo más probable es que quiera que usted lo entretenga. La estimulación es un parte fundamental de la educación y gran parte recae en los padres. Trate de crear actividades interesantes, divertidas y hasta educativas para sus hijos; no los deje a la deriva o que los entretenga la televisión, los videojuegos e internet. Incúlquele actividades como la lectura, el descubrimiento, pasatiempos interesantes que permitan su desarrollo.

11

No sea intolerante con ellos

La intolerancia es una palabra que seguramente su hijo no sabe el significado pero que puede ser parte del concepto. Para empezar usted debe tener presente que tiene en frente un niño, que recién está aprendiendo y que lo más probable es que se equivoque con frecuencia. Tolere a sus hijos de la mano de la paciencia, trate de entenderlos y corregirlos con cariño. La intolerancia puede crear frustración, violencia y la tristeza. Nunca le diga a su hijo que las cosas se hacen porque usted es su padre o madre, tómese su tiempo y explíquele por qué se debe hacer tal o cual cosa, por qué debe obedecer; con el tiempo el se lo agradecerá y será una persona también tolerante con los demás.

12

Nunca se burle de su apariencia física

Un apodo que puede parecer inocente haciendo alusión alguna parte física de su hijo, puede crear un trauma muy grande en él hacia el futuro. “Gordito”, “cabezón”, “chiquito” etc. pueden parecer hasta apelativos cariñosos pero pueden ser recepcionados equivocadamente. Trate de evitarlos o cerciorarse que no afectan en lo más mínimo a su hijo. Además corre el riesgo que un tercero tome este “apelativo” para disminuir a su hijo.

Viene del artículo: los errores más comunes que suelen cometer los padres con sus hijos.

Puntaje: 
Sin votos aún