Enfermedad hemorrágica neonatal

Se trata de un trastorno hemorrágico que ocurre en los recién nacidos como consecuencia de la carencia de vitamina K, la cual juega un rol fundamental en la coagulación sanguínea.

Los bebés en general presentan bajos noveles de vitamina K por distintas razones. Ésta no se moviliza con facilidad a través de la placenta materna al feto y en consecuencia el recién nacido no tiene demasiada vitamina K almacenada. Además la leche materna no tiene mucha de esta vitamina.

Los bebés pueden presentar esta afección cuando:

  • No se les da la inyección de vitamina K preventiva ni bien nacen (la vitamina K puede administrarse por vía oral, pero debe ser suministrada más de una vez y posiblemente no resulte tan efectiva)
  • La madre toma fármacos anticoagulantes o anticonvulsivos

La enfermedad hemorrágica neonatal se agrupa en las siguientes categorías:

  • Enfermedad hemorrágica del recién nacido de aparición temprana: Es poco frecuente y ocurre en las primeras horas de nacido el bebé. La causa más común es el uso de fármacos anticoagulantes o anticonvulsivos durante el embarazo
  • Enfermedad de aparición clásica: Es muy poco frecuente, aparece entre las 24 horas del nacimiento y los 7 días. Puede observarse en lactantes que no recibieron la inyección de vitamina K dentro de la primera semana de nacidos
  • Aparición tardía: Ocurre, generalmente, entre las 2 semanas y los 2 meses. Es más frecuente en niños que no han recibido la inyección de vitamina K

Los bebés recién nacidos y los bebés que tienen alguno de los siguientes problemas que involucran al tubo digestivo son más propensos a presentar la enfermedad hemorrágica neonatal:

Los bebés que tienen mayor riesgo de presentar deficiencia de vitamina K son:

  • Los bebés nacidos antes de la semana 37 de embarazo
  • Los bebés que han sufrido moretones durante el parto
  • Bebés que tienen problemas de hígado
  • Cuyas madres han tomado durante el embarazo medicamentos para prevenir coágulos, contra la epilepsia o la tuberculosis
  • Bebés que tienen dificultades para respirar al nacer
  • Bebés que han nacido con fórceps o cesárea

Síntomas

La enfermedad hemorrágica neonatal causan sangrado y las zonas de sangrado más comunes son:

  • Área del ombligo
  • Membranas mucosas como boca y revestimiento de la nariz
  • El pene circuncidado
  • El tubo digestivo (presencia de sangre en las deposiciones del bebé)
  • Zonas donde se ha realizado una punción con aguja

Además puede presentarse en:

  • Hematomas
  • Sangre en la orina
  • Protuberancia elevada en la cabeza del bebé

Tratamiento

Si se presenta sangrado se administra vitamina K. En caso de sangrado intenso puede ser necesaria una transfusión.

Pronóstico

El pronóstico, generalmente, es más desfavorable en los bebés que presentan enfermedad hemorrágica de aparición tardía. Hay una tasa más elevada de hemorragia intracraneal asociada con la enfermedad de aparición tardía.

Complicaciones

  • Sangrado severo
  • Hemorragia intracraneal con posible daño cerebral
  • Muerte

Prevención

La forma temprana de la enfermedad hemorrágica neonatal puede ser prevenida con la inyección de vitamina K a embarazadas que toman medicamentos anticonvulsivos.

La recomendación de la Academia Estadounidense de Pediatría es la aplicación de la inyección de vitamina K inmediatamente después de nacer a todos los bebés. Esta práctica ha servido para prevenir la forma clásica y de aparición tardía de la enfermedad.

Puntaje: 
Sin votos aún