Madre e hija

Quizás siempre supimos que este momento llegaría, pero no tan pronto. Parecerse a tu mamá quizás no tenga nada de malo, pero sabes que cuando esto suceda algo ha cambiado y no hay vuelta atrás. A continuación te damos algunas de esas cosas propias de una “madre” que nunca pensaste hacer, pero ya las haces sin entrar en cuenta.

1Hablas con la gente cuando sales a comprar

Alguna vez te preguntado por qué tu madre demora cuando va a comprar, seguro que se quedó hablando con alguien en le mercado o en la cola de la panadería, y a veces con alguien que acaba de conocer por el mero gusto de conversar.

2Te equivocas con los nombres de tus hijos

Alguna vez tu madre te llamó con el nombre de tu hermana, y seguro que la corregiste enérgicamente dejándole en claro que no era tu nombre. No lo hacía adrede, simplemente se confundió, sobre todo si te está regañando.

3Quieres saber dónde están tus hijos en todo momento

Una madre preocupada seguro quiere saber que sus hijos están bien, pero ya cuando quieren saber cada hora, así sus hijos sean grandes o realmente saben dónde están.

4No desperdicias nada

Ahorrar es bueno, no botar lo que realmente sirve es también buena idea; pero si no quieres echar ni esa pequeña sobra de comida que nadie se va a comer, quizás es momento que sepas que te parece a tu mamá.

5Te pareces a tu madre (literal)

Si te ves en el espejo y ves que el parecido físico a tu madre es innegable, es porque realmente y literalmente te pareces a tu madre. O si alguien te da una “ayudadita” y te dice que tienes los ojos de tu mamá, o la manos de tu madre, es porque es cierto.

6Molestas a tu hijos

Si eres una mamá gruñona que a cada rato molesta a sus hijos sin razón alguna o sólo para no perder la costumbre. Sólo recuerda que tu mamá también lo hacía y lo odiabas.

7Te vistes como mamá

Si la ropa sexy quedó atrás y en todo momento buscas más la comodidad al vestir que verte bien, es que ya eres tu mamá en una nueva versión de los 2000.

8Suenas como tu mamá

Si empiezas a tener en tu repertorio frases de mamá como: “Yo soy tu madre”, “Me vas a enseñar a mí que soy tu madre”, “Las mamás saben lo que hacen”, “No salgas desabrigado” etc y un largo etcétera. Es que ahora también suenas como una mamá.

Artículo basado en “Surefire Signs You're Turning Into Your Mother” de Yagana Shah del Huffington Post

Puntaje: 
Sin votos aún