Giorgio Armani

El diseñador italiano más exitoso de los últimos tiempos, aquel de las mejores campañas publicitarias, el mismo que hace pocos días declaró que a pesar de sus 75 años, no desea trabajar menos, ni piensa vender su imperio de moda: Es nada menos que Giorgio Armani; una marca, un nombre, un hombre, que mantiene altas las expectativas de todos antes de presentar una nueva colección y les quita el aliento, luego de hacerlo.

Colección Armani primavera 2010

Para ellas: Trajes, blusas y vestidos

La pasarela abrió camino a la moda con un precioso traje femenino compuesto de: Chaqueta entallada a cuadros en color blanco, negro y rojo; pantalón de vestir negro de cintura media; camisa blanca muy escotada y sandalias con tacos en color negro. Todas las prendas se notaron confeccionadas en telas sueltas y con algo de brillo.

El modelo siguiente fue semejante, sólo que asentó su base en negro y decoró la sobriedad con un precioso saco azul liso, de solapas redondeadas a cuadros en color azul y blanco.

Luego hubo variaciones en cuánto a las chaquetas y aparecieron sin solapas, con cuello redondo, con hombreras prominentes y mangas ¾; o bien con dos pares de triángulos unidos y abotonados sobre el pecho. Los chalecos estuvieron presentes también, en telas de raso, colores sobrios y escotes muy bajos con cierre.

Al turno de los vestidos, se pudo ver una fiel continuación de los diseños en telas de satén y chiffon, en colores sobrios como azules, grises y negros; y cortes por encima de la rodilla, con caída redondeada y cinturones bien anchos, brillantes, con decoraciones en metal y piedras.
No faltaron las elegantes minifaldas en color verde musgo, telas sueltas y caída redondeada, acompañadas de bonitas chaquetas muy entalladas, mangas cortas, con hombreras y algún detalle en grandes piedras preciosas.

Finalmente, llegaron las blusas de un solo bretel, en telas transparentes y algo más coloridas, atreviéndose a combinaciones en rojo y azul; verde y amarillo; negro y azul.

Para ellos: Trajes, chalecos, chaquetas de cuero

Los modelos masculinos iniciaron su pasada con clásicos trajes de corte en color gris liso, a cuadros en tonos negros y blancos; y a rayas en la misma gama. Por supuesto que hubo muchos chalecos, a rayas, a cuadros y en diversos diseños, que dieron un toque de gracia a cualquier equipo de pantalón negro, camisa blanca y corbata gris. También se vieron sweaters a rombos, pero no los clásicos que se conocen, sino una especie de rombos difuminados.

Se notó la fuerte presencia de zapatos de cuero en punta combinados en color negro y blanco o en la gama de los grises. Luego hicieron su aparición las chaquetas informales, por lo general a rayas y acompañando una chomba de tela brillante. Claro que no pudieron faltar unas lindas camperas de cuero, de corte bastante clásico y en tonos marrones o grises.

Finalmente llegó un estilo más informal, de jeans, zapatillas, camisas con cuello mao y abotonadas al costado del pecho.

Para la Primavera 2010, Armani decidió volcar su creatividad y extravagancia sobre materiales como el satén, chiffon y tafetán, que dentro de la gama del negro, azul, gris y blanco, dieron forma a los más elegantes trajes y vestidos.

Su estilo permanece minimalista, fino, sobrio y distinguido. Es la pura confirmación de que no hace falta llevar colores, para lograr atraer la atención del otro.

Puntaje: 
Promedio: 5 (1 voto)