Pareja

El sexo anal es una práctica sexual entorno a la cual hay más tabúes y miedos, sobre todo, de la mujer. Para realizarlo, es muy importante que la mujer esté segura y que exista una buena comunicación con su pareja.

Para que sea exitoso y placentero para ambos miembros de la pareja, una sugerencia es el uso de supositorio o enema antes de la práctica, para evacuar las heces y preparar la zona, limpiándola, relajándola y facilitando así la penetración. El uso de lubricantes y la excitación son fundamentales para evitar lesiones y riesgos. Si el sexo anal se practica con suavidad y sin forzar, no tendrían por qué producirse accidentes.

Durante el sexo anal son comunes las siguientes lesiones o heridas:

1

Fisura anal

Se trata de una herida pequeña localizada en la puerta del recto, causada por una lesión o trauma que puede variar, según la brusquedad del acto sexual, entre un desgarro y una herida profunda. Puede causar deposiciones dolorosas y sangrado durante las mismas, así como estreñimiento.

2

Condiloma anales

Se trata de un tipo de enfermedad de transmisión sexual causada por el Virus del Papiloma Humano que produce verrugas genitales de distintos tamaños, localizadas en el conducto del ano y el borde externo del orificio anal. Las zonas más propensas para el desarrollo de los condilomas son las húmedas. Las verrugas son de color rosado o blancuzco, en general, múltiples planas o pedunculadas

3

Incontinencia fecal

Si durante la práctica del sexo anal no se realiza una buena lubricación y la misma es muy violenta, pueden dañarse los músculos perianales que son los responsables de la continencia fecal. En este caso, el esfínter dejaría de funcionar bien, perdiendo su capacidad de retención de la materia

4

Infecciones bacterianas y enfermedades de transmisión sexual

Si la higiene no es buena pueden proliferar las infecciones bacterianas y si no se utiliza preservativo durante la relación sexual, pueden transmitirse enfermedades como la sífilis, gonorrea, clamidia, VIH, entre otras.

5

Lesiones en el pene

Si no hay suficiente lubricación la fuerza del pene y la presión ejercida por el ano de la mujer, puede lesionar el pene también puede hacer que se rompa el preservativo, con lo cual hay riesgo de contagio de enfermedades de transmisión sexual.

Puntaje: 
Promedio: 3 (2 votos)