Errores de maquillaje muy comunes

El maquillaje es un aspecto fundamental del cuidado estético de cualquier mujer, pero no todas saben sacar el mejor partido del mismo. Es muy frecuente caer en errores comunes que en vez de hacer lucir mejor, logran el efecto contrario. Algunos ejemplos de ellos son el exceso de base, la elección incorrecta del tono, no difuminar bien las sombras, entre otros.

1

No escoger bien el tono de la base de maquillaje

Por ejemplo usar un tono más oscuro o un o más claro que la piel. Este es un error muy recurrente en el que suelen caer las mujeres y lo único que se logra con ello, es que el maquillaje quede con un efecto de máscara muy poco natural. Lo ideal es elegir una base del mismo tono de la piel, o lo más similar al mismo, de modo que el maquillaje quede lo más natural posible.

2

No maquillar la zona del cuello y escote

Este es un error bastante común, muchas mujeres olvidan esparcir la base de maquillaje hacia la zona del cuello y el escote, por lo cual queda un efecto máscara muy poco natural.

3

Aplicar maquillaje en exceso

En el maquillaje como en muchas otras cosas, el dicho “menos es más”, aplica a la perfección. Muchas veces las mujeres, en el afán de cubrir imperfecciones o mejorar un rostro cansado, aplican demasiado maquillaje y con ello lo único que se logra es un efecto muy poco natural, recargado, que lejos de disimular remarca imperfecciones y denota más cansancio e incluso envejece. Lo mejor es aplicar unas gotas de base en frente mentón y nariz y esparcir muy bien con esponja.

4

Exagerar con el corrector de ojeras

El corrector de ojeras debe ser usado en cantidad necesaria y suficiente para cubrirlas. Debe ser un tono más claro que el tono de la piel y si se aplica en exceso lo que se logra en vez de cubrirlas es que sean más notorias.

5

No sellar la base con polvo

Los polvos volátiles translucidos, son utilizados para sellar el maquillaje, quitar el brillo excedente de la base y dar un acabado perfecto, De esta manera el maquillaje durará por mucho más tiempo.

6

Utilizar polvo compacto y no usar base debajo

La función del polvo es la de fijar la base y dar un acabado al maquillaje y mayor durabilidad. Al utilizarlos sin base debajo, no se logra cubrir las imperfecciones, solamente matizar la piel.

7

No difuminar adecuadamente la sombra

Cuando no se difuminan bien las sombras y se ve claramente la línea dónde empieza y termina un color y comienza el otro, no queda armónico. Lo ideal es que los colores se difuminen y se fundan el uno con el otro.

8

Recargar a la vez los ojos y los labios

Este es un error bastante frecuente y los expertos en maquillaje aconsejan recargar sólo una zona a la vez. Es decir, si se decide resaltar los ojos, optar por no hacerlo con los labios y viceversa, de esta manera se logrará el cometido, de lo contrario será un exceso y no se apreciará ni una cosa (ni los labios) ni la otra (los ojos).

9

No utilizar delineador de labios

La función del delineador de labios además de enmarcarlos, darles o quitarles volumen según la necesidad o gusto de cada una, es evitar que el labial se corra.

10

Utilizar un delineador labial más oscuro que el color de labial elegido

El tono del delineador debe ser similar al del labial, aplicarlo desde las comisuras hacia el centro y finalmente difuminarlo con pincel.

11

Usar un labial en desarmonía con el rubor

El maquillaje debe ser armónico, para ello el color de rubor y labial deben estar en armonía y no desentonar.

12

No escoger adecuadamente el tono del rubor

El tono de rubor debe elegirse teniendo en cuenta en tono de piel. Para pieles morenas son mejores los diferentes tonos de rosa, mientras que para las blancas los rosas más fuertes o los matices de durazno.

Su voto: Ninguno Promedio: 4 (1 voto)