Ejercita el cerebro, favorece la maduración de las conexiones motoras y sensoriales, estimula el desarrollo del lenguaje…

La música para los niños

Que los niños aprendan música en sus primeros años de vida, redunda en importantes beneficios en su desarrollo intelectual, sensorial, auditivo, mecanismos del lenguaje y socialización.

Según el Director Musical de Yamaha Héctor Islas Lecona:

constituye una importante ayuda en el desarrollo intelectual, además de apoyar la integración con otros niños y facilitar la comunicación, ya que a través de la música los más pequeños logran aprender palabras, refuerzan el aprendizaje, obtienen una mejor coordinación y estimulan la expresión corporal

1

Ejercita el cerebro y hace trabajar las neuronas

Al igual que crecen los músculos con el entrenamiento físico, el cerebro crece con el entrenamiento musical. La música es como gimnasia para el cerebro, mejora su elasticidad, plasticidad, la actividad cognitiva. Los niños que desde pequeños crecen en un ambiente en donde la música es protagonista (se canta, se escucha música, se baila, etc.) poseen un mejor sistema sensorial, lo que incrementa su capacidad de aprendizaje y potencia la concentración.

2

Favorece la maduración de las conexiones motoras y sensoriales

Según la Universidad de Corcordia en Canadá, aprender a tocar algún instrumento desde niño, ayuda a que se establezcan fuertes conexiones entre las regiones motoras del cerebro. El tocar requiere de coordinación entre las manos y estímulos visuales o auditivos. Por ello, aprender a hacerlo antes de los 7 años, favorece la maduración de las conexiones motoras y sensoriales.

3

Estimula el desarrollo del lenguaje

En el momento en que los niños están adquiriendo las funciones del lenguaje y desarrollando sus habilidades de comunicación, la música es una gran herramienta. El tono, la intensidad, el timbre y el ritmo de la música, preparan al oído, a la voz y al cuerpo del niño para escuchar, incorporar y emitir sonidos del lenguaje.

4

El efecto Mozart

Según un estudio realizado en 1993 por Gordon Shaw, uno de los miembros fundadores de la facultad de a Universidad de California, los estudiantes que realizaron pruebas de razonamiento escuchando a Mozart, tuvieron un mejor desempeño que los que las hicieron en silencio. A esto se lo denominó: Efecto Mozart

5

Estimula las relaciones sociales

El aprender música o el contacto con la misma, lleva a que los niños se sientan alegres de compartir con otros niños que tiene los mismos gustos. Esto favorece las relaciones sociales, ayuda a que se conviva de mejor manera y se establezca una comunicación armoniosa.

6

Estimula el pensamiento lógico

La música está compuesta de pausas, ritmos, variaciones temporales, etc., en síntesis: Matemática. Por ello, el aprendizaje de la música estimula el análisis, el razonamiento y la organización de los mapas mentales. Por ello, el estudiar música favorece la resolución de problemas de matemática y de razonamiento.

7

Favorece la creatividad

Fomenta la imaginación, la creatividad, ya que permite la asociación de experiencias, sentimientos e ideas con nuevos ritmos y sonidos.

8

Mejora el coeficiente intelectual

Según científicos de la Universidad de Harvard la exposición a la música desde temprana edad, redunda en importantes beneficios para su desarrollo mental. Ellos hallaron que los niños de entre 8 y 11 años que recibieron clases de música extra curriculares, desarrollaron un mayor coeficiente intelectual verbal y habilidades visuales que los que no recibieron.

9

Favorece el aprendizaje de idiomas

El tocar música implica el leer líneas, símbolos, puntos, al igual que se hace cuando se aprende otro idioma. Por lo cual el cerebro de los niños que aprenden música, al aprender otro alfabeto corre con ventajas que facilitan el adquirir los conceptos de las lenguas.

10

Música durante el embarazo

El sentido del oído se desarrolla en el quinto mes del embarazo. La estimulación prenatal a través de la música es muy importante.

La edad para aprender música y el primer instrumento musical

La edad recomendada para aprender a tocar algún instrumento es después de los 5 años. En cuanto a cuál es el mejor instrumento para hacerlo el Director Musical de Yamaha Héctor Islas Lecona, señala:

El más recomendable es el teclado, en general tiene una afinación ya definida y esto es muy importante para el desarrollo auditivo y que los niños escuchen siempre las mismas frecuencias de la notas

Agregar comentario