Actividades extracurriculares o extraescolares

Es común que los padres recurran a actividades extraescolares o extracurriculares a fin de complementar la formación de sus hijos, mejorar los malos hábitos y bajo rendimiento escolar, o simplemente para extender la jornada de estudios mientras estos cumplen con sus obligaciones laborales cotidianas.

¿Son buenas las actividades extraescolares?

La respuesta es un sí rotundo. Toda actividad que complemente la formación académica y física del niño, favorece su desarrollo, sus relaciones interpersonales y su proceso de socialización. Además, el mantener ocupados a los niños y adolescentes en tareas productivas, los aleja del ocio, sedentarismo y potenciales conflictos o malas conductas.

A la hora de la elección de la actividad extraescolar que va a desarrollar el niño o adolescente, es fundamental tomar en consideración su opinión. Preguntar qué tipo de deporte le gustaría practicar es aconsejable. Si bien la práctica deportiva en sí no es negociable, sí lo puede ser el tipo de disciplina (natación, karate, fútbol, etc.).

También es muy importante que este tipo de actividades no sobrecarguen en exceso su jornada, al punto de dejarlo extenuado, presionado y sumamente estresado. Es clave que al niño o adolescente le quede tiempo libre de su jornada para el esparcimiento, para lo lúdico, ya que es primordial para su desarrollo cognitivo.

Beneficios e importancia de las actividades extracurriculares en los niños y adolescentes

Las actividades extracurriculares en primer lugar potencian el desarrollo intelectual, físico y social, pero también:

  • Favorecen la organización del tiempo y establece buenos hábitos de estudio.
  • Los deportes o actividades físicas contribuyen a la coordinación motora, resistencia, flexibilidad, elasticidad, fuerza, reflejos y previene la obesidad infantil.
  • Las actividades deportivas enseñan reglas, estimulan la competencia sana y el manejo de la frustración cuando se pierde.
  • Cuando se trata de deportes en equipo, es fundamental la enseñanza de lo importante que es trabajar juntos por una misma meta común.
  • Las actividades artísticas como pueden ser la música, el teatro, la danza, las artes plásticas, favorecen la sensibilidad, el desarrollo de la inteligencia emocional, estimulan la imaginación, la creatividad, la comunicación y expresividad por otros medios más allá del lenguaje verbal.
  • Todas las actividades extraescolares favorecen la disciplina.
  • Favorecen la socialización, la integración y la tolerancia.

¿Qué actividad extraescolar elegir?

El tipo de actividad extraescolar dependerá mucho de cuáles sean las intenciones de los padres y los intereses del niño o adolescente. La práctica de deporte y el estudio de idiomas son imprescindibles y beneficiosos en todos los sentidos. Sin embargo, el tipo de deporte e idioma, dependerá de cada caso en particular.

Lo mismo sucede con las actividades artísticas y culturales. Si es música; el tipo de instrumento a elegir dependerá de los gustos personales. Si es danza; el tipo de danza (clásica, contemporánea, etc.) será cuestión de los intereses de cada uno.

Dentro de las actividades extraescolares a elegir, las siguientes son las más demandadas:

# Deportes Artes Idiomas Ciencia y Tecnología
1 Fútbol Música Inglés Desarrollo de aplicaciones
2 Baloncesto Ballet Francés Desarrollo de juegos
3 Voleibol Teatro Portugués Diseño gráfico
4 Natación Danza Chino Producción de videos
5 Artes marciales Canto Alemán Podcasting y videocasting
6 Ciclismo Fotografía Japonés Uso de herramientas de productividad
7 Equitación Pintura Ruso Robótica
8 Yoga Otras artes plásticas

Adicionalmente a las mencionadas actividades extracurriculares, los padres optan por clases de reforzamiento académico, terapias psicopedagógicas y terapias conductuales, ya sea por requerimiento del centro de estudios o a modo de complementación.

Algunos puntos a tener en cuenta el elegir la actividad extra curricular de nuestros hijos

  • Consultar al niño o adolescente sobre cuál es la actividad que desea realizar, considerando sus habilidades y capacidades
    Por más que el padre siempre haya soñado que su hijo sea jugador de fútbol o la mamá que su niña se convierta en bailarina de ballet, si esa disciplina no le gusta o no tiene habilidades para desarrollarlas, la frustración puede ser grande y perjudicial.
  • Asumir responsabilidad frente a las actividades
    Para que los niños y adolescentes sean responsables, la responsabilidad tiene que empezar por los padres. Si los inscriben en alguna actividad y luego por diversas razones faltan, no lograrán nunca adquirir el hábito, el compromiso que se pretende transmitir.
  • Conjugar actividades académicas con recreativas o deportivas
    Por ejemplo si al niño se le exige el estudio de un idioma y él no está tan feliz por ello, combinarlo con algún deporte que disfrute de modo que se pueda crear un balance.
  • Dejar siempre tiempo libre para las tareas escolares y el esparcimiento
    Es fundamental que quede tiempo libre para cumplir con las tareas de la escuela y también para el esparcimiento, para el juego en el caso de los niños y para otros intereses en el de los adolescentes. El llenarlos de actividad es tan contraproducente como el que no hagan nada.
Puntaje: 
Sin votos aún