Lonchera

En los Estados Unidos 1 de cada 6 niños sufre algún tipo de intoxicación alimentaria. Según los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) como consecuencia de ellas hay cerca de 3.000 muertes.

Para evitar las intoxicaciones, indigestión y otro tipo de enfermedades como consecuencia de comida en mal estado, el Servicio de Seguridad Alimentaria e Inspecciones del Departamento de Agricultura de Estados Unidos recomienda:

1

Refrigerar

Cuando los niños llevan a la escuela en sus viandas alimentos como huevos, carnes o lácteos, es importante refrigerarlos de manera correcta con los bloques para freezer que, generalmente, vienen en la lunchera. Si no lo traen, puede utilizarse como bloque enfriador una caja de jugo que se congela durante la noche y se coloca dentro de la misma. Así a la hora del almuerzo el jugo estará descongelado y a la vez habrá mantenidos refrigerados los demás alimentos que estén dentro de la lunchera. De esta forma se evitará la proliferación de bacterias que pueda contaminar el alimento y posteriormente enfermar al niño.

2

No mandar los alimentos en bolsas de papel

Los alimentos perecederos no se conservan en buen estado dentro de una bolsa de papel. Éstos sí o sí deben transportarse y conservarse refrigerados hasta la hora de ser comidos.

3

Para mantener las comidas calientes

Para transportar y mantener comidas o bebidas calientes que van a ser consumidas al poco tiempo, deben utilizarse recipientes térmicos. El procedimiento correcto es primero colocar en el recipiente un poco de agua caliente, luego descartarla y recién ahí introducir el alimento o líquido. De esta manera si se mantiene bien cerrado, se mantendrá caliente hasta el momento de comer.

4

No reutilizar envoltorios

No conviene reutilizar los envoltorios de otros alimentos para envolver comida, ya que pueden quedar desperdicios que contaminen la comida nueva.

5

Lavar las luncheras a diario

En las luncheras sucias pueden quedar restos de comida y ello ser foco de gérmenes y bacterias. Por ello, es importante que cada día al volver a casa se lave el interior de la lunchera y se aplique algún desinfectante.

6

Mandar un mantel

Para evitar que el niño apoye su almuerzo sobre la mesa de la escuela, la que puede estar llena de gérmenes, es una buena alternativa enviar un mantel sobre el cual él pueda colocar su comida. Así se evitará que la misma entre en contacto con superficies que pudieran estar contaminadas.

Los alimentos que se ponen en mal estado con mayor facilidad, son las carnes, huevos, lácteos y productos del mar. Por ello, es con los que hay que tener mayor cuidado tanto en la manipulación, preparación y conservación, especialmente cuando los que los van a consumir son los niños.

Puntaje: 
Sin votos aún