Los tacones

Los tacones aportan elegancia al look, estilizan la figura y las piernas y aportan altura. Sin embargo, pasar muchas horas de tacones cansa las piernas y los pies. Aparece dolor en la planta del pie, calambres en los gemelos, tensión en los tobillos, talones cansados, etc. Para mejorar estos malestares, nada mejor que un masaje relajante al llegar a casa, que ayude a descansar los músculos de las piernas y pies, de modo que el usar tacones no sea un imposible o implique un sufrimiento.

Pasos para relajar los pis y las piernas antes y después de usar tacones

  • Colocar los pies en remojo en agua tibia y sal para relajarlos
  • Es importante calentar la zona realizando unas ligeras fricciones sobre la planta y los dedos para relajar con la ayuda de alguna crema refrescante que contenga lavanda, eucaliptos o algún ingrediente natural similar
  • Masajear los talones
  • Los talones son de las zonas más afectadas por el uso de tacones, ya que en ellos se sobrecarga la mayor parte del peso corporal. El masaje en esta zona consta de unas presiones circulares para calmar y relajar las tensiones acumuladas.

  • Masajear las piernas
  • Las piernas son junto con los pies las que más sufren con el uso de tacones. Pueden entumecerse y hasta contracturarse. Para aliviarlas, los masajes circulares deben comenzar desde los tobillos hasta arriba e ir aflojando toda la zona.

  • Finalmente colocar las piernas y los pies en alto durante unos 15 minutos

Algunos trucos de experta para usar tacones y no morir en el intento:

  • Al comprar un par de tacones nuevos, antes de salir con ellos usarlos en casa para amoldarlos bien a los pies
  • Colocar talco dentro del zapato para que el pie corra con mayor facilidad y no quede tan apretado
  • Si se acude a una fiesta donde se va a tener que estar de tacones por muchas horas e incluso bailar con ellos, un buen tip es llevar un par de balarinas en la bolsa cosa de cuando no se aguanten más los tacos cambiarse. Es preferible a terminar descalza
  • Usar plantillas de gel: Es común que la parte de la planta del pie que queda apoyada en la plantilla del zapato al igual que el talón del pie, sea la reciba la mayor presión y peso del cuerpo. Esa fricción muchas veces produce dolor similar al de una quemadura. La solución a ello, es recurrir a las plantillas de gel que hay en el mercado que además de amortiguar ayudan a prevenir los resbalones
Puntaje: 
Sin votos aún