9 meses de edad
flickr.com

La mayoría de los bebés de 9 meses tienen una vida súper intensa y apasionante. Están en pleno descubrimiento del mundo que los rodea.

Ahora que son lo suficientemente autónomos como para desplazarse (gateando, reptando, agarrándose de muebles para trasladarse), todas sus energías se concentran en explorar todo lo que encuentran a su paso, jugar con las cosas de la cocina, del baño, etc. En estas etapas, es fundamental asegurarse de que la casa no sea peligrosa, enchufes, escaleras, deben estar lejos de su alcance.

A medida que se aproxima su año de vida, cada vez está más cerca de dar sus primeros pasos. Es importante estimularlo a que lo logre haciéndolo caminar agarrándose de los dedos de un adulto e incluso dejándolo en un rincón y poniéndole delante de él con los brazos abiertos para que se aproxime.

El bebé de 9 meses es conciente de que puede moverse por sí solo. Gira su tronco y logra pararse con la ayuda de algún mueble. Puede pasar de estar parado a sentarse. Este adelanto que parece tan sencillo para él no lo es, ya que implica mucha fortaleza en sus piernas y una gran habilidad. En este momento hay muchos padres que optan por poner a sus hijos en andadores. En general, éstos están bastante contraindicados por los pediatras a causa de las caídas y de las malas posturas que aprenden en ellos. Sin embargo, siempre son de ayuda y ponerlo poco rato al día mientras está vigilado, puede resultar un desahogo para los padres y divertido para el bebé.

En cuanto al desarrollo psicomotriz del bebé de 9 meses, agarra los objetos pequeños entre el dedo índice y el pulgar. Saluda con su mano y aplaude imitando a quienes lo hacen. Les alcanza los juguetes u objetos a sus padres con su mano y juega golpeando y tirando objetos para que hagan ruido.

El lenguaje del bebé a los 9 meses es un constante balbucear con la entonación de toda una conversación de la que tal vez se le escape mamá o papá. Repite el Sí y el No cuando los escucha e imita las toses y sonidos que le resultan atractivos, aunque no todos los bebés desarrollan el lenguaje a este punto a esta edad. Es importante hablarle todo el tiempo y mirarlo a la cara para que vea como se mueven los labios de quien habla.

Reconoce cuando lo llaman por su nombre y deja de hacer lo que estaba haciendo para mirar a quien lo llama, se reconoce frente al espejo e identifica a todos los miembros de la familia y a las personas cercanas. Ante la pregunta ¿dónde está tal? Mirará a su alrededor en su búsqueda. Por esto mismo, también se angustiará mucho cuando sus padres o algún familiar muy cercano se alejen de él (síndrome de separación).

Cómo estimular al bebé de 9 meses

  • Leerle y enseñarle las figuras es una buena forma de estimularlo. De a poco logrará diferenciar un dibujo de un objeto real
  • Jugar a las escondidas estimula el descubrimiento de que los objetos y las personas existen aunque él no los vea
  • Empezar por tapar con algo un objeto y esperar a que él lo destape y lo encuentre. Más adelante se puede hacer escondiéndose alguien de él. Es posible que se angustie al principio, hasta que entienda el concepto de permanencia, que las personas y las cosas existen a pesar de que no las vea
  • Ofrecerle juguetes al momento del baño (hay juegos y libros de goma especiales para ello)
  • Nombrarle con insistencia las actividades diarias que se realizan con él (vamos a comer, vamos a dormir, vamos a pasear, etc.), así como a los familiares, personas cercanas, cosas y objetos por su nombre. De este modo se irá familiarizando y lentamente incorporando esa información
  • Para ayudarlo a diferenciar lo que está bien de lo que está mal, ya que él sabe lo que significa el “NO”, es importante ser coherentes y consecuentes. No premiarlo cuando se porta mal, aunque lo que haya hecho resulte gracioso o divertido. Si no se actúa siempre del mismo modo, él se confundirá mucho y no entenderá que está bien y que no
  • Colocar objetos y juguetes atractivos para él lejos de su alcance (arriba de algún mueble, una mesita, por ejemplo) donde él tenga que esforzarse (ponerse de puntitas de pie, por ejemplo) para alcanzarlo es una buena manera de estimularlo
  • Darle juegos de encastre y de poner cosas dentro de otras, cajas pequeñas dentro de cajas más grandes, argollas de colores para colocar un poste, etc.
  • Los juguetes musicales resultan muy atractivos y estimulan mucho el sentido auditivo
  • Jugar con él con una pelota de goma, haciéndola rodar hacia él para que haga lo mismo
  • Ofrecerle comidas que él pueda comer solo con su manito (galletitas, un trozo de pan, fruta)

Para el bebé es muy importante que sus padres le demuestren cariño, amor y comprensión siempre. En estas etapas de su desarrollo donde permanentemente está enfrentando nuevos retos y desafíos, es fundamental el apoyo y la aprobación incondicional de sus padres. Así como una mano tendida que lo ayude a levantarse cada vez que se caiga.

Puntaje: 
Promedio: 2.3 (3 votos)