Circular de cordón

La circular de cordón es algo muy temido por las embarazadas pero es bastante frecuente (entre un 20 y 40% de los niños nace con ella) y generalmente se resuelve sin mayores problemas.

Causas

Las causas por las cuales el cordón frecuentemente se enrolla en alguna parte del cuerpo del bebé (pierna, brazo, cuello) son:

  • Los movimientos del bebé dentro del útero materno los cuales son más comunes cuando hay más cantidad de líquido amniótico, lo cual implica mayor espacio para moverse
  • Longitud del cordón: Cuando es más largo (la longitud promedio es de entre 40 y 60 centímetros) permite que al moverse el bebé el cordón se enrolle en alguna parte del cuerpo. Cuando el bebé se mueve el cordón se va enrollando y desenrollando y en algunos casos puede anudarse
  • Cuando los bebés se mueven mucho dentro del útero como consecuencia de situaciones de estrés materno. Para evitar esto se recomienda que la madre esté lo más relajada posible y que le ponga al bebé música clásica para que lo tranquilice

En raras ocasiones la circular de cordón puede detectarse a través de las ecografías. Generalmente es detectada al momento del parto a través del monitoreo fetal o de la constatación del médico al momento parto vaginal al asomar la cabeza del bebé.

Durante el parto el médico ve la circular de cordón (una o varias vueltas) cuando es alrededor del cuello al asomar la cabeza del bebé y lo soluciona con una maniobra muy simple: Coloca el dedo entre el cordón y el cuello del bebé para deshacerla mientras nace. Esto resulta muy sencillo gracias a que el cordón es gelatinoso y permite un fácil deslizamiento. En caso que el cordón esté más apretado, se procede a pinzarlo y cortarlo mientras sale el bebé.

Durante el trabajo de parto se monitorea al bebé para detectar si existe sufrimiento fetal. En caso que el cordón esté muy apretado alrededor del cuello del bebé, por lo cual al descender por el canal de parto se tense y disminuya el flujo de sangre, detectándose alteraciones en su ritmo cardíaco, puede valorarse practicar una cesárea.

En un 90% de los casos la circular de cordón se resuelve sin mayores problemas ni complicaciones para el bebé.

Cabe recordar que dentro del útero el bebé recibe el oxígeno a través del cordón umbilical, así que por más que éste se encuentre alrededor del cuello, no obstruye el paso del oxígeno y al ser gelatinoso, permite que el bebé reciba siempre el oxígeno necesario, salvo excepciones.

Según algunos estudios, la mayoría de las complicaciones que se le atribuyen a la circular de cordón como disminución del oxígeno, están relacionadas con otros factores entre los que se incluyen las intervenciones médicas durante el trabajo de parto (romper la bolsa, anestesia epidural, etc).

Puntaje: 
Promedio: 5 (2 votos)