Utiliza frecuentemente crema para manos, mantendrán la piel y las uñas hidratadas, alejarán los signos de envejecimiento, las manchas, arrugas y grietas

Manicure
Foto cortesía de sunshinecity - Flickr.com

Las manos son como la carta de presentación de una persona, revelan muchos detalles acerca de nosotros. Es muy importante lucir manos hidratadas, sin manchas, uñas pulcras y prolijas.
Como en el resto del cuerpo, la belleza y la salud van de la mano, de modo que es necesario tener uñas sanas para tener uñas bellas.
Para mantener la salud de manos y uñas, es importante evitar todo contacto con productos químicos, nunca olvides usar guantes de goma para la limpieza de la casa, existen productos de limpieza que protegen las manos, pero de todas formas no está de más usar los guantes.
Utiliza frecuentemente cremas para manos, mantendrán la piel y las uñas hidratadas, alejarán los signos de envejecimiento que tanto se notan en las manos, las manchas, arrugas y grietas. Es importante prestar atención a la zona de las uñas cuando aplicamos la crema, es bueno dar un suave masaje sobre las uñas y cutículas.

Manicure en Casa

Muchas veces por cuestiones de tiempo o dinero, no podemos recurrir a una profesional para que trate nuestras uñas, de modo que hay que hacerlo en casa.
No es una tarea complicada, en pocos pasos lograrás un buen resultado:

  • Limpieza

  • Antes de comenzar lava muy bien tus manos, incluso puedes utilizar alcohol en gel.

  • Quita Esmalte
  • Es preferible usarlo, antes que utilizar acetona pura, ya que contiene sustancias que suavizan sus efectos químicos; ten en cuenta que los que tienen aceites son mejores. Como primer paso debes remover todos los restos de esmalte de uñas, es importante que queden bien limpias.

  • Lima

  • Con las uñas bien secas, usando lima de madera y palpe (las metálicas no son recomendables), límalas a tu gusto, intentando dañarlas lo menos posible.
    Un consejo: Las uñas redondeadas o en forma de almendra lucen más elegantes y delicadas que las cuadradas. Una vez que termines, retira los restos que pueda haber dejado la lima, utiliza un material suave como papel tissue o pañuelos descartables.

  • Remojar

  • Busca un recipiente chico y profundo, coloca las manos en agua caliente (no hirviendo), y unas gotas de aceite o jabón líquido, pon allí dentro las uñas y remójalas durante dos o tres minutos.

  • Trabajo sobre las cutículas

  • La cutícula es lo que continúa la piel de los dedos y se encarga de proteger la base y nacimiento de las uñas. Para trabajarlas deben estar blandas, esto se logra con el remojo. Una vez que terminamos el paso anterior con las uñas bien secas, se aplica crema removedora de cutículas para facilitar el trabajo de repujado. El repujado intenta llevar la cutícula hacia atrás y cortar con una tijera o pinza especial para manicure, los restos de cutícula. Debes hacer esto con mucho cuidado para no lastimar las cutículas o generar los tan molestos “padrastros”. Una vez que finalizaste usa una gotita de crema para hidratar la uña y cutícula. Si las uñas están muy dañadas o tienen callosidades no las cortes con tijeras o pinzas, usa una piedra pómez especial para limarlas. Pon particular cuidado en la hidratación de tus manos y uñas, las callosidades e imperfecciones son síntomas de resequedad.

  • Enjuague, Hidratación y Masaje

  • Enjuaga las manos y uñas con agua tibia, retirando todos los restos de productos anteriores, sécalas muy bien y aplica un buen hidratante de manos. Es bueno aplicar la crema con un suave masaje sobre el dorso de la mano, llevando la crema dedo por dedo de la base hacia la uña.

  • Base y Esmaltado

  • Antes que nada debes retirar todos los restos de hidratante que puedan haber quedado en las uñas, para que el esmalte se adhiera perfectamente. Luego aplica una base para endurecer las uñas. Ahora aplica el esmalte del color que prefieras, con movimientos suaves del pincel de la base de la uña hacia arriba. Aplica dos capas finas, es mejor que una gruesa, espera a que la primera capa esté bien seca, antes de aplicar la segunda. Una vez que termines de aplicar la segunda capa, espera una media hora antes de usar tus manos con normalidad. Para evitar que el esmalte se dañe es recomendable poner las manos bajo el agua, pero hazlo una vez que las uñas estén bien secas.

  • Secador o Brillo

  • Es una opción que puedes o no utilizar, es importante aclarar que el brillo hace la capa de esmalte más gruesa y más propensa a descascararse. El secador por su parte sólo adelanta el proceso de secado unos pocos minutos.

  • El toque final

  • Existen pequeñas esponjitas especiales para dar brillo al esmalte, una vez que esté bien seco, puedes dar una especie de “pulido” final que dejará el esmalte más brilloso.

Agregar comentario