Según las nuevas directrices de la AAP, los niños deben viajar en la silla de seguridad mirando hacia atrás hasta los 2 años.

Nueva guía para llevar a los niños en el coche

Los niños que no viajan en el automóvil en una silla para automóvil acorde a su edad, su tamaño (peso y estatura) y a los estándares y normas de seguridad vigentes, corren alto riesgo de sufrir serias lesiones en un posible accidente de tránsito. En cambio cuando se utiliza la adecuada y se instala correctamente en el vehículo, el peligro de muerte se redice un 71% en bebés y un 54% en niños pequeños.

La mayoría de los automóviles modernos, fabricados posteriormente al 2001 vienen equipados con el sistema de sujeción LATCH (anclajes y correas inferiores para niños), que brindan protección extra para sujetar las sillas de bebé. En cambio en los modelos más viejos deben adaptarse para poder instalarlas y que queden seguras.

La Academia Americana de Pediatría de Estados Unidos (American Academy of Pediatrics, AAP) recomendaba anteriormente que los bebés viajaran mirando hacia atrás en el automóvil hasta los 12 meses de edad y tuvieran un peso, aproximado, de 9 kilogramos.

Pero una nueva directriz de la AAP, publicada en la revista Pediatrics, aconseja ahora a los padres a llevar a los niños también en una silla de seguridad mirando hacia atrás, es decir en contra de del volante del auto, pero hasta los 2 años de edad no solo hasta el año, o hasta que sobrepasen el límite de peso y altura máximo del asiento, que generalmente está inscripto en la parte posterior del mismo (hasta… kilos).

Las nuevas directrices abarcan también a los niños más grandes, ya que sugiere tendrán que viajar en silla para niños acordes a la edad o en Booster (elevador del asiento que los sube para que el cinturón de seguridad quede instalado correctamente), por lo menos hasta los 8 años de edad.

Un estudio publicado en 2007 en la revista Injury Prevention encontró que los niños de menos de 24 meses de edad, tienen un 75% menos de riesgo de morir o resultar seriamente lesionados en un accidente de tránsito si viajan en una silla colocada hacia atrás. Y otro estudio señaló, en esta misma línea, que un asiento colocado en dicha dirección es 5 veces más seguro que si estuviera mirando hacia el frente del automóvil.

Dennis Durbin, médico de urgencias pediátricas y co-director científico del Centro de Investigación de Lesiones y Prevención del Hospital de Niños de Filadelfia, explica que la silla de automóvil que va colocada mirando para atrás, ofrece un mejor apoyo para la cabeza, el cuello y la columna de los bebés y niños pequeños, en caso de accidente porque distribuye la fuerza del impacto del choque, hacia todo el cuerpo.

Otras medidas de seguridad importantes a tener en cuenta:

  • No instalar jamás la silla del bebé en el asiento delantero del automóvil, ya que el riesgo de lesiones o muerte en un eventual accidente de tránsito es mucho mayor; el airbag al activarse podría asfixiarlo
  • Asegurarse de colocar correctamente el cinturón de seguridad a través de la silla del bebé y de escuchar el sonido que se produce cuando la traba queda cerrada y segura
  • Luego de abrochar los cinturones de seguridad, traccionar la silla en diferentes direcciones para verificar que esté bien segura, que no haya quedado floja

Agregar comentario