Primera semana con el bebé en casa

Una vez que se regresa al hogar con el bebé recién nacido, un mundo nuevo maravilloso pero también caótico y repleto de dudas, miedos e incertidumbres comienza para esa familia, sobre todo en los casos en que ese niño es el primero.

A continuación ofrecemos una guía con las situaciones y consultas más frecuentes a tener presentes durante la primera semana con el bebé:

  • El apego, la unión con el bebé: Hay muchísimos casos en que las madres ni bien ven a su bebé inmediatamente sienten un inmenso amor hacia él y desde ese mismo instante se sienten estrechamente ligadas a este y capaces de dar su vida, de ser necesario, por la de su hijo. Pero en otros casos y es absolutamente normal, ese vínculo se va construyendo lenta y progresivamente con el devenir de los días a medida que se comienza a conocer a ese nuevo ser, a sentirlo, a olerlo, a reconocerlo. En este proceso es fundamental que la madre se de el tiempo y la oportunidad de acariciar al bebé, de entrar en contacto con su piel, mientras lo amamanta, lo higieniza, etc., ya que esto es muy importante para la construcción de el vínculo de apego madre e hijo
  • Acostar al bebé boca arriba: Si bien las recomendaciones acerca de cómo acostar al bebé cambian con el tiempo, en la actualidad la recomendación es acostarlos boca arriba dado que de este modo se disminuye el riesgo de muerte súbita
  • Organizarse: Los primeros días en casa con el bebé son agotadores y muchas veces parece, sobre todo a las madres primerizas, que el mundo se derrumba sobre ellas. Pero esto es totalmente normal y a todas les suele suceder, lo ideal es dentro de lo posible organizarse de tal modo que las cosas resulten más fáciles. Por ejemplo: Tener la cuna del bebé al lado de la cama es una solución muy buena para cuando hay que amamantar al niño en la madrugada de modo que la madre no tenga que estar desplazándose ni haciendo mucho despliegue, al igual que todos los utensilios necesarios para cambiar al bebé si es preciso (pañales, toallitas húmedas, crema, alcohol, gasas, etc.) Esto hará que la madre no tenga que estar tanto tiempo despierta a la noche y pueda estar más descansada y fresca al otro día para encarar el cuidado y la atención que el niño necesita
  • La lactancia: Es muy importante que la mamá aprenda a dar de mamar a su bebé para que este se alimente correctamente, obtenga suficiente leche y no lastime sus pezones. Si bien dar de mamar parece muy fácil y es algo natural e instintivo, hay posiciones que son más adecuadas para hacerlo, así como la colocación del pezón dentro de la boca del bebé, e incluso existen unos dispositivos llamados intermediarios (pueden ser de silicona, por ejemplo) que sirven cuando los pezones están lastimados, a causa de la mala succión, y hay mucho dolor, para que la madre pueda seguir amamantando al bebé. Es muy importante que si la flamante mamá tiene problemas con la lactancia, solicite ayuda al personal de la institución donde dio a luz al bebé, ya que allí, por lo general, hay gente capacitada para asesorar en estos casos
  • La angustia postparto: La depresión postparto es algo absolutamente normal aunque no le sucede a todas las mujeres. Hay muchas que no la experimentan y otras que sí y se sienten muy angustiadas, tristes e incluso pueden llegar por momentos a rechazar al bebé. En estos casos lo fundamental es pedir ayuda, primero a la pareja si es que hay, a amigas, familiares, para que auxilien a la madre en los cuidados y atención del bebé, ya que suelen ser muy agotadores y extenuantes. Salir un poco, ventilarse, tomar aire, un ratito sin el bebé, sirve para que la madre se oxigene, se relaje y descanse un poco de la dura tarea de ser madre
  • Los cuidados en el puerperio: Es muy importante en el postparto que la mujer se cuide la herida de la cesárea, si es que la hubo, la higiene de la episiotomía, y se controle con su ginecólogo en los días posteriores al nacimiento del bebé
  • Cuidados del cordón umbilical: El cordón debe limpiarse en cada cambio de pañal del bebé, con una gasa con alcohol eucapliptado y luego envolverlo nuevamente con una gasa limpia y seca
  • El primer baño: El primer baño del bebé debe realizarse una vez que haya caído el cordón del bebé. Debe acondicionarse la habitación donde se va a realizar el baño, cerciorarse que no hay corrientes de frío y comenzar lavando su cabecita antes de sumergir su cuerpo en el agua, secarla y luego sí realizar una higiene rápida del resto de su cuerpito

Casos en los que es preciso consultar al pediatra:

  • Si el bebé duerme demasiado y no desea tomar el pecho se deberá consultar al pediatra
  • Si el bebé no mueve el intestino o vomita es preciso consultar
  • Si la temperatura del bebé es superior a los 37.5º debe consultarse al pediatra
Puntaje: 
Promedio: 5 (1 voto)