paseos para bebes
Foto cortesía de Bjørn Giesenbauer - Flickr.com

Salir de paseo es muy beneficioso para el bebé ya que se estimulan sus sentidos y empieza a conocer el mundo que lo rodea. Entrar en contacto con la temperatura del exterior le ayudará a adaptarse a ella, a controlar su temperatura y a regularla. Además los estímulos externos contribuyen al desarrollo de los sentidos del bebé, se estimula su capacidad auditiva y su agudeza visual. El bebé puede salir de paseo, aproximadamente, a los 15 días o al mes de nacido (según indicación del pediatra), aunque no a lugares cerrados donde haya mucha concentración de gente (Shopping, supermercados) porque está más expuesto a contraer enfermedades. Recién a los 6 meses el niño está más tiempo despierto y atento a lo que sucede a su alrededor, por lo cual las salidas serán mucho más interesantes para él y los lugares a los que puede ir más variados. Respirar aire puro, entrar en contacto con la naturaleza, aunque sea en la ciudad, es muy recomendable para el niño, el cambio de ambiente es saludable además de para él, también para su mamá.

Opciones para salir de paseo con el bebé

  • En cochecito
  • El cochecito de bebé es una de las mejores opciones a la hora de salir de paseo con el bebé. En él se pueden recorrer distancias bastante grandes, resulta muy gratificante para el bebé el ambiente que va visualizando a su alrededor, además si se duerme se lo acondiciona para ello quedando muy cómodo y también se lo puede proteger con la capota del frío o de una lluvia imprevista. Hay algunos coches especiales (de tres ruedas) que son utilizados por los padres para pasear con el bebé mientras hacen deporte (corren)

  • La mochila porta bebé
  • Este tipo de sillita es muy útil cuando el bebé es pequeño (primer y segundo trimestre) y se puede aprovechar para sacarlo a pasear mientras se realizan mandados, se va al mercado, o para realizar pequeñas caminatas en su compañía. Permite a quien lo lleva libertad en brazos y manos y el bebé va cómodo y en una posición correcta. La desventaja de esta opción, es que la cabeza del bebé queda muy expuesta ya sea al sol o al frío.

  • En bicicleta
  • Cuando los padres son ciclistas habituales la llegada de un bebé no tiene por qué cambiar las cosas, ya que pueden realizarse atractivos paseos en este medio de transporte después de que el bebé cumpla seis meses (cuando su cabeza esté durita). Los bebés de entre 6 y 15 meses deben ser llevados en la mochila porta bebés. Luego de los 15 meses deben ser transportados en una silla para bicicleta y siempre con casco. El estado de la bicicleta debe ser óptimo y los paseos deben realizarse por lugares seguros, en donde haya poco tránsito.

  • En automóvil
  • Las salidas en automóvil no son tan estimulantes para el bebé como pueden ser los paseos en cochecito, bicicleta o mochila porta bebé, porque el entorno a visualizar desde la silla para el auto, se agota en el interior mismo del automóvil o algo que se llegue a ver por la ventanilla del mismo. Sin embargo, muchos niños se tranquilizan y disfrutan de este tipo de paseos y pueden ser útiles igualmente para sacarlo un poco y cambiar de aire y de ambiente los días de lluvia o de mucho frío.

Recomendaciones para salir de paseo con el bebé

  • Generar una rutina y salir todos los días a dar un paseo con el bebé aunque esté frío. Con abrigarlo bien y proteger su cochecito con algún cobertor es suficiente. Es preciso planificar el horario del paseo para que no coincida con el de la alimentación del bebé
  • Vestirlo teniendo en cuanta la temperatura exterior, recordar que el bebé debe llevar un abrigo más que el adulto. El hecho de que salga a la calle no implica abrigarlo demasiado de modo que pueda sentirse incómodo o comenzar a transpirar. Igualmente es preciso siempre llevar un abrigo por si refresca
  • Llevar siempre el chupete (si lo usa), algún juguetito, pañales, muda de ropa y un biberón de agua, jugo o leche
  • Durante el paseo, controlar la temperatura del bebé en sus mejillas y en su nuca, si están calentitas la temperatura corporal es la adecuada
  • En el verano o si el sol está fuerte, aplicar un protector solar con un filtro UVB y UVA superior a 30, no salir entre las 11 de la mañana y las 4 de la tarde en verano. Evitar las calles donde da el sol y proteger siempre al bebé con la capota del cochecito
  • Realizar paradas frecuentes y sacarlo del cochecito, hablarle, en el caso de llevarlo a una plaza o parque, por ejemplo, colocar algo sobre el pasto y acostarlo encima para que esté más libre y pueda apreciar el paisaje

Lo importante es animarse y salir a pasear con el bebé para que este entre en contacto visual con otras cosas distintas a las que está acostumbrado a ver en el entorno de su hogar y todos sus sentidos sean estimulados. Siempre teniendo en cuenta cuidarlo tanto del frío intenso como protegerlo del sol y del calor excesivo. Una vez que la rutina del paseo se haya establecido en la familia, al ver que comienzan los aprontes para la salida, los ojitos del bebé se iluminarán y su cara expresará la alegría que le genera esta actividad.

Puntaje: 
Sin votos aún