Ser mamá es una de las cosas más maravillosas que puede ocurrir a una mujer. Sin embargo, es cierto que con la llegada del bebé a la casa las mamás no tienen mucho tiempo y sí muchísimas obligaciones que cumplir. Amamantar, lavar la ropita, bañar al bebé, cambiar los pañales, limpiar la casa y más. Toso esto hace que la flamante mamá se sienta muy abrumada y sobrecargada. Pero afortunadamente hay algunos tips que pueden facilitar bastante las cosas.

A la hora de amamantar

La lactancia materna es un momento mágico y tiene que ser un tiempo de tranquilidad e intimidad entre el bebé y su mamá. Pero también es muy desgastante y esclavizante por momentos. Cuando el bebé es pequeño, antes de comenzar a comer, la demanda es grande, ya que cada 4 horas o a demanda (según la recomendación o elección de la madre), debe la mamá permanecer quieta durante unos 20 minutos dando el pecho al bebé. Para optimizar este tiempo, una recomendación es tener un ambiente ya establecido y preparado para ello. Un sillón o mecedora, donde se tenga al alcance el teléfono, el control remoto (de la televisión o equipo de audio), algo para beber, algo para leer, etc. Este período puede ser aprovechado para que la mamá además de alimentar a su bebé descanse, se relaje, beba algo y por qué no, se ponga al día con llamadas telefónicas o lecturas que en otro momento nunca tiene tiempo de hacer.

Al extraer la leche

Aquellas mujeres que necesitan sacase leche porque tienen mucha o porque necesitan tener reservas para cuando no están (cuando comienzan a trabajar por ejemplo), pueden sentirse un poco esclavas. Pero para facilitar esta tarea y maximizar los tiempos, un consejo muy útil es extraerse leche de una mama mientras se amamanta de la otra al bebé. Hay unos sujetadores que vienen especialmente diseñados para sujetar el extractor de leche y así dejar las manos libres y poder hacer otras cosas con ellas. Otro tip que permite aprovechar el tiempo, es ir lavando los utensilios que se usan para extraer la leche a medida que se van usando y colocándolos en las bolsitas para esterilizar en el microondas. Una vez que la bolsa está llena, llevarla al micro y así siempre estarán limpios y prontos para ser utilizados.

Al momento de preparar la leche de fórmula

Si el bebé toma leche de fórmula y leche materna o sólo leche de fórmula, es necesario prepararles unos cuantos biberones al día. Una manera de facilitar las cosas, es calcular cuántos biberones diarios consume el bebé (la leche de fórmula dura 24 horas) y preparar una sola vez toda junta la cantidad necesaria. Así no hay que estar preparando cada vez que hay que alimentarlo. Otro consejo útil, es tener siempre al alcance, sobre todo durante la noche, el calentador de biberones, así no hay que levantarse en la mitad de la noche a calentar el biberón en la cocina.

Puntaje: 
Sin votos aún