Sofocos en la menopausia y exceso de peso

Aproximadamente el 80% de las mujeres padece sofocos en la menopausia. Éste es uno de los síntomas más característicos, uno de los primeros en manifestarse y uno de los principales motivos de consulta.

¿Qué dice la ciencia?

Existe una relación entre la menopausia y obesidad con la mayor predisposición a los sofocos según indican algunos estudios científicos. Pero también hay otros que sugieren algunas modificaciones.

Los sofocos pueden reducirse si se baja de peso

Un estudio publicado en Archives of Internal Medicine en 2010, realizado por investigadores de la Universidad de California en San Francisco, Estados Unidos, encontró según indicaron sus autores que:

…las mujeres con sobrepeso u obesidad que experimentan los molestos sofocos podrían sentir mejorías en estos síntomas después de llevar a cabo estrategias para perder peso.

Sofocos más intensos en mujeres con sobrepeso

Según un reciente estudio publicado en la edición online del 31 de mayo de 2017 de la revista Menopause, las mujeres obesas tienen sofocos más intensos en la menopausia que, en algunos casos, pueden interferir con sus actividades cotidianas.

Estos hallazgos según los investigadores, van en la misma línea que la teoría termorreguladora. La misma indica que el sobrepeso se asocia con los síntomas vasomotores propios de la menopausia como los sudores y sofocos, a causa que la grasa corporal funciona como aislante, atrapando el calor en el interior del cuerpo.

La Dra. JoAnn Pinkerton, directora ejecutiva de la Sociedad Norteamericana de la Menopausia (North American Menopause Society) señaló:

Este estudio respalda a estudios previos que encontraron que las mujeres que tienen un mayor peso tienen más sofocos, particularmente cerca de la menopausia.

La obesidad incrementa los sofocos en las primeras etapas de la menopausia y los reduce en las posteriores

Según un estudio publicado en la revista Menopause en 2016, realizado por investigadores de la Universidad de California en Davis, Estados Unidos, el sobrepeso incrementa el riesgo de padecer sofocos en las primeras etapas de la menopausia. Sin embargo, en las posteriores éste podría ayudar a que ellos sean menos intensos.

La investigadora Ellen Gold explica que en el estudio se comprueba que se genera una relación entre la menopausia y sobrepeso con los sofocos, que varía de acuerdo a la etapa en que se encuentra:

Mientras que el mayor aislamiento térmico proporcionado por el exceso de peso predispone a las mujeres a estos síntomas en la transición a la menopausia, cuando las mujeres todavía tienen la menstruación. Pero la mayor producción de estrógenos que se produce cuando hay más grasa corporal puede convertirse en algo protector más tarde, cuando los ovarios dejan de producirlos.

Para el estudio los investigadores realizaron un seguimiento durante 10 años de más de 3.000 mujeres entre 42 y 52 años de diferentes grupos étnicos, encontrando que las mujeres que tenían un índice de masa corporal (IMC) superior a 30 (indicador de obesidad) en la etapa de la pre menopausia (cuando las mujeres todavía están ovulando) manifestaban un incremento de los síntomas vasomotores. Sin embargo, en etapas posteriores, una vez que la menstruación ya no era regular sino espaciada, los síntomas se hacían más intensos.

Gold, autora de la investigación, indicó que es necesario más estudios para hallar las causas biológicas que explican la relación entre el peso y los sofocos en las diferentes etapas de la menopausia.

Puntaje: 
Sin votos aún