Los dolores de espalda son muy frecuentes como consecuencia del peso que ejerce el útero

Lumbalgia en embarazo

Durante el embarazo cambia la curvatura de la columna vertebral para compensar el incremento de peso en el útero. Por ello, es bastante frecuente que las embarazadas padezcan de lumbalgia, dolor en el sacro, la parte baja de la espalda.

En la medida en que crece el útero, la embarazada tiende a modificar la posición de su columna y las vértebras lumbares se desplazan para adelante, mientras que las dorsales para atrás. A su vez, los ligamentos y las articulaciones se vuelven más laxos y ejercen una sujeción menor de la columna.

Factores de riesgo:

  • Sobrepeso
  • Trastornos óseos
  • Tensiones
  • Movimientos bruscos
  • Mujeres sedentarias, cuyos músculos de la espalda y abdomen son débiles
  • Mujeres que padecen dolor de espalda con frecuencia o ya lo han padecido en embarazos anteriores
  • Embarazo múltiple

Consejos para aliviar el dolor de espalda:

  • Una buena postura, es fundamental para prevenir los dolores lumbares
  • Para agacharse a levantar algo del suelo, es importante flexionar las rodillas y dejar la espalda recta, en vez de doblar la espalda con las rodillas estiradas
  • No levantar peso. En caso de tener hijos pequeños, evitar alzarlos y hacer esfuerzos que puedan contribuir al dolor
  • Evitar los movimientos forzosos
  • Sentarse con la espalda recta apoyada al respaldo de la silla
  • Evitar pasar muchas horas de pie y en caso de tener obligatoriamente que hacerlo, apoyar uno de los pies sobre un banco para no sobrecargar tanto a la columna
  • Evitar los zapatos de tacón, ya que hacen que se ejerza presión sobre los músculos de la cintura
  • Practicar ejercicios como el yoga o la gimnasia acuática. La primera corrige malas posturas y la segunda alivia los dolores
  • Los masajes y el reposo, también ayudan a aliviar el dolor, pero es importante que sean realizados por profesionales
  • Aplicar calor o frío sobre la zona del dolor puede proporcionar alivio. Probar primero con calor y si no da resultado hacerlo con el frío, pueden ser compresas o bolsa de frío o calor
  • Practicar técnicas de relajación, especialmente a la noche antes de ir a la cama para poder descansar mejor
  • Es importante dormir sobre un colchón firme y también color una almohada entre las piernas al acostarse de costado, para mantener la columna recta y ofrecer mejor apoyo a la espalda
  • Hay algunos ejercicios puntuales que ayudan a fortalecer y estirar la musculatura de la espalda, mejorar la postura y también fortalecer los músculos del abdomen, muy importante para el memento del parto

Agregar comentario