Perdidas durante el embarazo

Una de las etapas de la vida en que una mujer más se asusta ante cualquier anomalía o síntoma extraño, es durante su embarazo, dado que no sólo teme por su vida, sino también por la de su bebé.

Un problema muy común del embarazo, es la pérdida de sangre, que puede darse en tres etapas:

  1. Primera mitad de la gestación
  2. Segunda mitad de la gestación
  3. Sangramiento de posparto

1. Hemorragia durante la primera mitad de embarazo

Las causas más comunes de sangrado en esta etapa son:

1.1. Aborto

Se define como la interrupción de la gestación o expulsión del feto antes de su nacimiento natural. Según estudios de la Clínica Universidad de Navarra, entre un 15% y 20% de las mujeres, puede padecer un aborto espontáneo. Suele darse por factores como:

  • Edad avanzada de la madre
  • Infecciones virales
  • Intoxicaciones
  • Trastornos metabólicos
  • Traumatismos
  • Deficiencias alimentarias

1.2. Amenaza de aborto

Se define como la presencia de un fuerte riesgo de pérdida del embarazo, sin que esto necesariamente suceda, si es tratado a tiempo.

1.3. Recomendaciones

En caso de observar la presencia de hemorragia durante los primeros meses de embarazo, es necesario acudir al médico de manera urgente y realizar un profundo estudio para detectar sus causas y aplicar un tratamiento de manera inmediata. Los tratamientos variarán de acuerdo a la cantidad de sangrado e historia clínica de la embarazada.

2. Hemorragia durante la segunda mitad de embarazo

Las causas de sangrado en la segunda mitad de gestación son muy diferentes a las de la primera:

2.1. Desprendimiento prematuro de placenta

Este problema se presenta con un tipo de sangrado oscuro y fuertes dolores abdominales. No es una dificultad muy frecuente, dado que se ha registrado sólo un 1% de tales casos en mujeres embarazadas.

2.2. Placenta Previa

Este problema surge en ocasiones en que la placenta cubre total o parcialmente el cuello uterino. Los síntomas de la placenta previa son sangrado rojo sin dolor abdominal.

2.3. Recomendaciones

El sangrado vaginal durante la segunda mitad de embarazo, es mucho más grave que el sangrado en la primera etapa y requiere de acciones urgentes; visita al medico y estudios generales del estado de salud de la madre y de su bebé. En caso de darse las condiciones necesarias, podría inducirse el parto vaginal, bajo un control sumamente estricto y cuidadoso, a fin de evitar futuras complicaciones.

Cabe destacar que a partir del tercer trimestre ya no se considera aborto sino parto y las esperanzas de sobrevivencia del bebé nacido en estas condiciones son muy prometedoras en la actualidad llegando a salvarse bebés con pesos cercanos al medio kilogramo.

3. Sangramiento de posparto

La hemorragia de posparto puede definirse como el sangrado que se produce luego del parto. Según estadísticas de la Universidad de Virginia, esta dificultad se presenta en cerca del 4% de las mujeres. Las causas más comunes de sangrado de posparto son:

3.1. Contracciones

Luego del momento de dar a luz a su bebé, la mujer sigue con contracciones y cuando éstas no son fuertes sino por el contrario, suaves, puede producirse hemorragia.

3.2. Restos de placenta

En caso de que queden restos de placenta dentro del vientre femenino, también puede producirse sangramiento.

3.3. Recomendaciones

La hemorragia de posparto se presenta como un gran riesgo para la madre luego de dar a luz, sin embargo, existen múltiples tratamientos para este problema, que incluyen: Medicamentos, extirpación de los restos de placenta y masajes del útero.

Para prevenir éstos y otros inconvenientes que puedan surgir durante el embarazo, será fundamental visitar periódicamente al médico y cumplir al pie de la letra sus consejos y cuidados.

Puntaje: 
Sin votos aún