Rubéola en el embarazo

En la actualidad las posibilidades de que una mujer embarazada se vea expuesta a la rubéola son pocas debido a la inmunización de la vacunación. Aproximadamente, el 90% de la población de los estados Unidos mayor de 5 años está inmune a la rubéola. Sin embargo, en América Latina la vacunación de rutina no comenzó sino hasta fines de los 90, por lo que puede haber brotes de la enfermedad.

El peligro de padecer rubéola en el embarazo, es que las consecuencias para el bebé podrían ser graves: Aborto espontáneo, síndrome de la rubéola congénita, causante de malformaciones y problemas en el desarrollo del bebé.

Puede suceder además que aunque se haya recibido la vacuna contra la rubéola, no se hayan producido suficientes anticuerpos o que el efecto de la misma se reduzca con el tiempo.

Síntomas

Los síntomas pueden no presentarse o ser muy leves y no ser detectados por la embarazada.

En caso de presentarse, ocurren entre los 12 o 23 días luego de la exposición a la enfermedad y pueden incluir:

  • Malestar
  • Inflamación de los ganglios linfáticos
  • Dolor de cabeza
  • Fiebre baja
  • Dolor e inflamación en las articulaciones
  • Congestión o goteo nasal
  • Irritación en los ojos

Estos síntomas suelen ocurrir entre 1 y 5 días antes de que se manifieste la erupción cutánea. Ésta dura solamente unos días y generalmente aparece primero en la cara y luego se propaga a otras partes del cuerpo.

Consecuencias de la rubéola en el bebé

La rubéola durante el embarazo puede ser la causa de aborto espontáneo, mortinato, parto prematuro o malformaciones congénitas. Depende mucho de la semana de embarazo que está cursando la mujer al momento de contraer la enfermedad. Cuánto menos tiempo de gestación, mayores son los riesgos y éstos disminuyen a medida que el embarazo avanza. Si se contrae la rubéola en las 12 primeras semanas, las probabilidades de que el bebé padezca el síndrome de la rubéola congénita se elevan al 85%. Entre las semanas 13 y 16 se reduce al 54% y después de las 20 el riesgo es mucho menor.

Los riesgos asociados al síndrome de rubéola congénita son:

  • Sordera
  • Problemas oculares como cataratas, retinitis, glaucoma que pueden causar ceguera
  • Bajo conteo plaquetario
  • Problemas neurológicos (incapacidad intelectual)
  • Tono muscular anormal
  • Malformaciones del corazón (Estenosis de la arteria pulmonar, Conducto arterial persistente)
  • Enfermedad ósea
Puntaje: 
Sin votos aún