Accidentes en el embarazo

En el embarazo las dimensiones corporales cambian debido al incremento de peso y del tamaño del abdomen. Esto hace que también cambie el centro de gravedad y favorece algunos accidentes en esta etapa. Entre los más frecuentes destacan:

1 Golpes, caídas y torceduras

Los golpes pueden ocurrir como consecuencia de la falta de costumbre a las nuevas dimensiones corporales, que llevan a la futura mamá a intentar moverse igual que lo hacía antes, sin tener en cuenta su cuerpo actual. Las caídas pueden deberse a varios factores. Por un lado, a lo dificultoso que puede resultar moverse con el peso del abdomen; el centro de gravedad cambia cuando la panza crece y esto favorece las pérdidas de equilibrio. Los tropezones que pueden terminar en caídas o torceduras de tobillo, pueden ser producto asimismo del tamaño de la barriga que impide mirar por donde se camina. Y en los primeros meses, los clásicos mareos pueden llevar a que la mamá pierda la estabilidad y caiga. Para evitar estos accidentes que pueden ser prevenidos, se aconseja no usar tacones, subir y bajar escaleras tomándose de la baranda y no realizar movimientos bruscos de cabeza al levantarse para evitar los mareaos.

2 Hemorragias vaginales

Las hemorragias vaginales son uno de los grandes temores en el embarazo, porque pueden ser señal de aborto espontáneo. Sin embargo, son comunes y 1 de cada 4 mujeres manifiesta algún tipo de sangrado en esta etapa, ya que la sangre fluye en mayor cantidad al cuello del útero. Las leves no siempre son signo de alerta. Pueden ocurrir en los primeros meses de gestación, sobre todo si se trata de un embarazo gemelar. Pero son más comunes en los últimos meses, especialmente luego de una examinación ginecológica o de tener sexo. No obstante ello, siempre es importante consultar con el médico para descartar posibles complicaciones.

3 Lesiones de espalda por levantar objetos pesados

El riesgo de levantar peso en esta etapa suele asociarse con lesiones de espalda o pérdidas de equilibrio y posteriores caídas. Eso se debe a que en el embarazo los ligamentos y articulaciones se tornan menos firmes, favoreciendo las lesiones y además como cambia el centro de gravedad, son comunes las pérdidas del equilibrio que pueden producirse al levantar un objeto muy pesado.

4 Accidentes de tránsito

Según un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Toronto, Canadá, publicado en el Canadian Medical Association Journal con el título “Embarazo y riesgo de accidentes de tráfico", 1 de cada 50 mujeres embarazadas sufrirá un accidente de tránsito en alguna etapa de su embarazo. Las causas del mayor riesgo de accidentes automovilísticos de acuerdo al mismo son: fatiga, náuseas, insomnio y distracción. Por ello, resulta tan importante el uso del cinturón de seguridad cuando una embarazada conduce. Ya que el impacto del volante sobre el abdomen puede ser muy dañino para el bebé que viene en camino, así como las heridas que pudieran producirse por el impacto o por salir despedida del vehículo.

La matrona Marina Fernández Martín explica sobre este punto:

No llevar el cinturón de seguridad, o llevarlo mal colocado, no sólo es peligroso para la mujer embarazada, si no también, para el feto, puesto que éste tiene muy pocas posibilidades de sobrevivir si su madre fallece o está herida de gravedad.

Puntaje: 
Sin votos aún