Embarazo tardío

Antiguamente pensar en un embarazo luego de los 35 años venía acompañado de la idea de una gestación complicada en una mujer ya demasiado grande para ser madre. Actualmente esta concepción ha cambiado debido a los diferentes ritmos de vida moderna, en que las mujeres postergan su maternidad para terminar sus estudios, realizarse profesionalmente, etc. Por ello, hoy es bastante más común que las mujeres tengan hijos después de los 30 e incluso de los 40 y si bien esto trae aparejados algunos riesgos mayores y complicaciones, manteniendo un estricto control prenatal regular, pueden llevarse adelante embarazos y partos absolutamente normales.

Algunos de los riesgos de un embarazo luego de los 35:

  • Aumentan los riesgos de tener un bebé con defectos congénitos

    Con la edad se incrementan los riesgos de tener un bebé con defectos congénitos cromosómicos de los cuales el Síndrome de Down es el más común. Las posibilidades a los 35 años son de 1 en 400.

  • Aumenta el riesgo de sufrir un aborto espontáneo

    El riesgo de sufrir un aborto espontáneo, generalmente en el primer trimestre del embarazo, se eleva al 20% luego de los 35 años, mientras que entre los 20 y los 30 es del 10%.

  • Diabetes gestacional

    Las posibilidades de padecer diabetes gestacional, un tipo de diabetes que suele aparecer por primera vez durante el embarazo, aumentan el doble en las mujeres de más de 35 años. Y si no se controla debidamente en el transcurso del embarazo, puede hacer que el bebé crezca mucho y sea demasiado grande, ocasionando graves problemas al momento del parto.

  • Hipertensión

    Las posibilidades de tener presión alta por primera vez en el embarazo, aumentan en las mujeres de más de 35 años, pudiendo desembocar en la complicación más grave denominada pre-eclampsia.

  • Placenta previa

    Las mujeres que se acercan a los 40 años de edad, según un estudio, tienen el doble de posibilidades de tener placenta previa; complicación que puede poner en peligro tanto la vida de la madre como la del bebé en el transcurso del parto por causa de una hemorragia y que generalmente intenta evitarse realizando una cesárea.

  • Nacimiento prematuro

    Las posibilidades de un parto prematuro también aumentan con la edad, con todos los riesgos que esto implica para la salud del bebé.

  • Parto por cesárea

    Las posibilidades de tener un parto por cesárea también aumentan con la edad. De acuerdo a un estudio de la Universidad de California, las embarazadas primerizas mayores de 35 años tienen un 40% de riesgo de tener un parto por cesárea, un 26% más que las madres primerizas de entre 20 y 30 años.

  • Nacimiento sin vida

    Según un estudio realizado en Canadá en 1997, las mujeres mayores de 35 años tienen más posibilidades de tener un bebé sin vida (muerte fetal después de las 20 semanas de embarazo). Si bien todo indica que este riesgo se incrementa con la edad, se desconocen con exactitud las causas de este hecho.

  • Problemas durante el parto

    Las embarazadas primerizas mayores de 35 años tienen más posibilidades de sufrir complicaciones durante el parto. Según indican algunos estudios, el sufrimiento fetal y los dolores de parto prolongados son más habituales en estas mujeres.

Puntaje: 
Sin votos aún