Encontrar al hombre ideal

Muchas mujeres pasan la vida buscando a su media naranja, a su príncipe azul y en esa búsqueda desenfrenada, dejan pasar posibilidades de pareja que podrían asemejarse bastante al ideal que ellas buscan.

Es sabido que la perfección no existe y en consecuencia el hombre perfecto tampoco, pero puede haber algunos que se aproximen al ideal y no

1

Quererse a sí misma

Es fundamental la autoestima y la autoconfianza, si una mujer es insegura, se castiga y se hiere a si misma permanentemente, lo más seguro es que se relacione con un hombre que también le haga daño.

2

Confiar en la atracción de las similitudes

Si bien es muy común el dicho “los opuestos se atraen”, no siempre es cierto o al menos no en lo que refiere a relación de pareja. Ya que en estos casos lo que atraen son las similitudes, las cosas en común más que las diferencias. Por ello, es bastante difícil que si una mujer es tímida y retraída, un hombre extrovertido se sienta atraída por ella. Por lo cual, si se pretenden determinadas características en una pareja, es necesario primero cultivarlas en una misma, para recién después buscarlas en el otro.

3

Tener claro cual es el ideal que se busca

Es común que la mujer conozca a un hombre bohemio, que gusta de salir con sus amigos a beber y divertirse, se relacione con él y luego quiera cambiarlo. Esto es un error, hay que aceptar al otro como es, no buscar cambiarlo. Por ello, si no se desea que la pareja ideal tenga ciertas características que a una no le gustan, descartar ese tipo de hombres; no engancharse con uno para después pretender transformarlo lo que una quiere.

4

Frecuentar los lugares que frecuentaría el hombre ideal

Si una mujer busca un hombre intelectual, estudioso, culto, es mejor que frecuente galerías de arte, bibliotecas, teatros, etc., y no discotecas, pubs, etc. SI bien es cierto que los intelectuales también tienen derecho a divertirse, no siempre en estos lugares se logran buenos encuentros.

5

No fijarse sólo en los hombres atractivos

Fijarse sólo en los hombres lindos, atractivos, deja fuera del juego a muchos hombres no tan agraciados pero sí muy interesantes. Y además pone todas las fichas en los que están muy seguros de sí mismos, de ser lindos y en consecuencia suelen ser casanovas, conquistadores y muy pica flor (hoy con una, mañana con otra) y eso no es lo que se busca.

6

Ser paciente

No desesperar es clave. Muchas veces en la desesperación la mujer termina por relacionarse con un hombre con el que sabe de antemano que no va a funcionar, pero insiste. Hay un dicho que dice “más vale sola que mal acompañada” y que es absolutamente cierto.

Puntaje: 
Sin votos aún