Consultas con el ginecólogo

La prevención y el cuidado del bebé desde el primer momento es simplemente fundamental, ello debido a la gran cantidad de problemáticas que podrían desarrollarse durante el primer trimestre del embarazo, las cuales atentan contra la posibilidad de llegar al tercer trimestre sin complicaciones.

Y es que embarazarse y llegar a tener un bebé sano es un milagro que ocurre gran parte de las veces, pero aún así sigue siendo una posibilidad que no es preferible dejar al azar.

La idea de preocuparse sobre los cuidados prenatales parte por el mantenerse informado respecto del avance del embarazo, identificando así cualquier tipo de variable que puede significar un riesgo para el bebé que está creciendo en el interior de la madre, y manteniéndose al día respecto del desarrollo del mismo. No existe ningún caso en el que una mujer embarazada no necesite de los cuidados prenatales, por esta razón no importa si antes de concebir la mujer fue deportista, poseía un excelente salud o mantenía un régimen alimentario perfecto, aún así al quedar embarazada y durante todo el proceso, es necesario mantenerse informado en relación a cualquier tipo de factor que pueda involucrar un riesgo innecesario para el niño.

Se ha comprobado que todas las mujeres que reciben cuidados neonatales regulares, durante el desarrollo del embarazo, tiene niños mucho más sanos, con menos probabilidad de sufrir partos prematuros y aminorando drásticamente cualquier tipo de dificultad en lo que respecta al desarrollo de los dos últimos trimestres, que son cruciales para el hijo que se está esperando.

Durante estas visitas prenatales es posible consultarle al médico sobre distintas cuestiones, por ejemplo:

  • Se podrá aprender respecto de la etapa que vive la mujer
  • Se controlará la condición médica de la mujer embarazada
  • Se le harán pruebas para verificar la existencia de dificultades o problemas en el desarrollo del niño
  • Se recomendarán programas de apoyo a las mujeres que sufran de alguna dificultad como depresiones u otras afecciones similares, entre otras cosas

Por regla general el plan de cuidados prenatales se desarrolla de tres formas distintas, las que se orientan específicamente a los tres trimestres de embarazo. Así, el plan de cuidados prenatales se configura de forma proporcional al período que se vive del embarazo, a saber:

  1. Semanas 4 a la 28: Una vez al ginecólogo por cada mes
  2. Semanas 28 a la 36: Dos visitas al ginecólogo por mes
  3. Semanas 36 hasta el parto: Las visitas se volverán más regulares, se tendrá que acudir 1 vez por cada semana

Las estadísticas para Sudamérica, respecto del porcentaje de mujeres embarazadas que realizan consultas prenatales o pre-concepcionales, es relativamente aceptable, pues se ha comprobado por diversos estudios realizados en Argentina, que el 78% al menos llegan al parto con una visita de cuidado prenatal realizada en consultorios de salud.

Dentro de una misma línea de investigación, se ha comprobado que el 30% de las mujeres embarazadas que van a controles lo hacen precozmente, es decir, con una anterioridad a la fecha de parto prudente como para hacer efectivo los objetivos de estos controles (primer trimestre).

Hasta ahora parece ser que la problemática de la falta de consultas de las mujeres que quedan embarazadas, obedece a una gran carencia de información por parte del sector de la Salud, razón por la que las iniciativas que emprende el Estado para incentivar a la realización de cuidados prenatales cumple una función fundamental.

Puntaje: 
Sin votos aún