Semana 19 de embarazo
flickr.com

La edad gestacional del feto en un embarazo de 19 semanas, es de 17 semanas. Ya estamos casi en la mitad del embarazo, la futura mamá y su bebé han recorrido juntos la mitad del camino.

Tamaño del bebé

El bebé en esta semana mide, aproximadamente, 22 centímetros, pero esto es variable.

Analogía del tamaño del bebé

El tamaño del feto a las 19 semanas del embarazo, es similar al de un tomate.

Peso del bebé

Su peso es de, aproximadamente, entre 200 (7 onzas) y 240 gramos (8 onzas).

Tamaño de la panza, altura uterina

Falta sólo una semana, para que el ginecólogo comience a tomar la altura uterina (distancia del hueso púbico a la parte más alta del útero). Ésta, se mide en centímetros y tiene correlación con la cantidad de semanas de embarazo. Así a las 20 semanas la altura oscilará, entre 18 y 20 centímetros.

Estudios aconsejados para esta altura del embarazo

Por medio del ultrasonido, se puede detectar a partir de esta semana, la Hidrocefalia (crecimiento anormal de la cabeza a causa de la acumulación de líquido). Esa anomalía puede ser tratada dentro del útero. Por ello, es fundamental la detección a tiempo.

Síntomas en la embarazada

Durante el embarazo, muchas mujeres experimentan fluctuaciones en su deseo sexual. Algunas manifiestan fases de un deseo intenso y otras de poco o nada. Tener relaciones sexuales durante el embarazo, está absolutamente permitido y es muy sano para la futura mamá y su pareja. Ello no ocasiona ningún tipo de riesgo para el bebé, salvo expresa indicación contraria del médico.

Pero como en todos los cambios emocionales y psicológicos que sufre la embarazada, es importante que respete ella y su pareja sus deseos. Por lo cual, si en algunos momentos no quiere tener sexo, porque se siente mal, pesada, o incómoda, no se obligue ni la obliguen a hacerlo sin ganas. A medida que crece la panza y los dolores de espalda, cadera, etc., se hacen más intensos, es posible que la libido disminuya, pero es absolutamente normal.

Otro de los inconvenientes que surgen con el paso de los meses, el aumento de peso y volumen corporal, son los problemas circulatorios, los edemas y las várices. Es importante no pasar largas horas de pie y descansar con las piernas en alto. También, utilizar calzado cómodo, nada que se ajuste demasiado a los pies.

Algunas mujeres por esta semana, empiezan a sufrir también del síndrome del túnel carpiano. Esto se debe a la retención de líquidos que inflaman los tejidos de las muñecas y las manos. Los síntomas pueden manifestarse a través de hormigueo y hasta puede haber dolor.

El desarrollo físico del bebé a las 19 semanas del embarazo

El cuerpito del feto se cubre de un vello muy finito denominado lanugo y de una sustancia pegajosa llamada vernix caseoso que protege la piel del bebé. Algunos bebés, al nacer tienen algo de ese vello y muchos prematuros nacen cubiertos por vernix. El suave cartílago que conforma el esqueleto, comienza de a poco a endurecerse convirtiéndose en hueso. Las neuronas motrices se desarrollan a un ritmo acelerado en el cerebro. Ellas son las encargadas de conectar los músculos con éste, lo que posibilita que realice movimientos voluntarios y algunos no voluntarios. El bebé orina y traga el líquido amniótico, manteniendo así el volumen necesario del mismo dentro del útero. En el intestino fetal, ya se ha formado algo de meconio. La sensibilidad de los ojos y oídos, es ahora mayor que semanas atrás.

Es más, puede que el bebé reconozca determinados sonidos del exterior y los retenga en su memoria. Según ciertas investigaciones realizadas en embarazadas, cuando la futura mamá habla, el corazón del bebé late más lentamente porque se siente seguro, relajado y ello le da paz. Por eso, es sumamente importante hablarle a la panza, acariciarla y darle mucho amor a ese bebé desde antes de nacer. Es posible, que él responda con alguna patadita que llenará de alegría a su mamá. Pero si no es así, no hay que preocuparse, puede que dentro de poco se haga sentir.

Complicaciones frecuentes en la semana 19 del embarazo

Entre las complicaciones más frecuentes por estas semanas está: El riesgo de placenta previa, usual hasta la semana 20 del embarazo.

Aspectos psicológicos de la madre y su entorno

Es fundamental a esta altura del embarazo y durante todo el transcurso del mismo, controlar el estrés en la embarazada. Ya que se ha comprobado, que niveles muy elevados, pueden incrementar el riesgo de parto prematuro o de bajo peso al nacer. Es sabido, que todas las alteraciones emocionales de la madre son transmitidas al bebé y pueden resultar muy perjudiciales. Es necesario tomarse el embarazo con mucha calma y tranquilidad, recordando siempre que lo primero es el bebé que está en el vientre, todo lo demás pasa a segundo plano. Ya de por sí el embarazo genera estrés, ansiedad, miedos, etc., sentimientos encontrados, para que sumarle a ello preocupaciones extra.

Puntaje: 
Promedio: 5 (1 voto)