El unicornio
El unicornio

La leyenda es un relato, una narración con un carácter histórico y popular, junto con componentes algo fantásticos. Antiguamente por lo general eran transmitidas oralmente, de boca en boca de una generación a la otra y así perduraban y trascendían por los siglos de los siglos. Con la llegada de la imprenta, comenzaron a plasmarse con tinta en el papel y a ser comunicadas también a través de la escritura.

Habitualmente las leyendas tratan de historias fantásticas cortas que abarcan temas relacionados con los fenómenos naturales, criaturas mitológicas, etc. Al igual que los cuentos fomentan y desarrollan la imaginación infantil, son una excelente manera de transmitir principios y valores, de acercar a los más pequeños a la lectura y de ayudarlos con el aprendizaje del lenguaje.

Tres leyendas interesantes para niños

La leyenda del unicornio

Hace muchísimo tiempo atrás, en otras épocas muy remotas, salvajes y fantásticas criaturas vivían y andaban libres por ahí. La más hermosa de todas ellas era el Unicornio, una criatura de color blanco, con cuerpo de caballo, barba de chivo, patas de antílope y un cuerno en la frente, que era perseguido permanentemente debido a los mágicos poderes curativos y de juventud eterna de éste último. Pero esta criatura no era fácil de atrapar, era muy rápida y ágil. La única forma de hacerlo, era recurriendo a los encantos de las inocentes doncellas, de corazón puro, a las que los unicornios se acercaban ingenuamente atraídos por su pureza y apoyaban la cabeza en sus regazos. De esta manera al estar distraídos eran atrapados por ambiciosos cazadores que les cortaban los cuernos, muriendo como consecuencia inmediatamente después. Así, progresivamente fueron desapareciendo y extinguiéndose todos los unicornios, siendo hoy tan sólo una hermosa y recordada leyenda.

La leyenda de las sirenas

Según la mitología griega las sirenas eran criaturas fantásticas con la mitad del cuerpo en forma de pájaro y la otra mitad de mujer. Eran compañeras de Perséfone y al ser raptada ésta por Hades, no lograron salvarla por lo que en venganza la madre de Perséfone, la diosa Deméter, las transformó en un hibrido, mitad mujer y mitad pescado. Vivían en la isla de Artemisa y tenían un canto melódico como el de los pájaros, sumamente atractivo, seductor, que llamaba la atención de los marineros, advirtiéndoles de los encantos ocultos del mundo submarino, engañándolos así para hacerlos caer en su trampa y devorarlos.

En la Odisea, el autor griego Homero relata que cuando el barco de Ulises navegaba frente a la isla Artemisa, él hizo que toda su tripulación tapara sus oídos con cera para no escuchar el seductor canto de las sirenas y caer en sus encantos maléficos. En tanto él no pudo tolerar su curiosidad y planificó una estrategia, se ató al mástil del barco y ordenó que no lo dejaran soltarse por nada. Ante esta frustración las sirenas se tiraron al mar ahogándose.

La leyenda del rey Arturo

Según cuenta la leyenda, en lo que actualmente es Gran Bretaña vivía el rey Uther Pendragon que tenía una larga disputa con el duque de Tintagel. Con motivo de hacer las paces de una vez por todas, Uther invitó a su castillo al duque y a su esposa Ingrayne. Al ver a la duquesa Uther se enamoró de ella y se obsesionó a tal punto que pidió a Merlín, el mago de la corte, que la hechizara para hacerla creer que era su esposa. De este amor nació Arturo que fuera entregado a Sir Héctor por Merlín para que lo adoptara como su hijo.

Al cumplir Arturo los 16 años Sir Héctor lo llevó con su propio hijo Sir Kay a Londres, donde los caballeros luchaban sin éxito por liberar una espada de una cárcel de piedra. Y según contaba la leyenda el que consiguiera liberar la espada pasaría a ser el rey de toda Bretaña. Arturo lo consiguió sin ningún esfuerzo y fue promulgado rey.

Arturo reinó rodeado de los más valerosos caballeros: Perceval, Gawain y Lancelot. Contrajo matrimonio con la hija del rey Cameliard, Ginebra, la que lo engañó con Lancelot. En tanto Arturo mantuvo un romance con su hermanastra Morgana que quedó embarazada y nació Mordred. Éste fue quien dejó en evidencia el romance oculto entre Ginebra y Lancelot, noticia ante la cual Arturo no tuvo otra opción que ordenar que su esposa fuera quemada en la hoguera como mandaba la ley. Pero esto no pudo darse ya que Ginebra fue rescatada por Lancelot huyendo juntos hacia Francia. Arturo indignado salió a perseguirlos dejando su reino al mando de su hijo Mordred.

Al regreso de Arturo al reino de Camelot, su hijo no le entrega el trono y debe trabarse en lucha con éste para recuperarlo. Arturo y Mordred se enfrentan en una disputa en la que el padre mata al hijo no sin que éste antes lo hiera también de muerte.


También sugerimos:

Puntaje: 
Promedio: 3.7 (161 votos)