Posiciones para la lactancia
Posición de fútbol americano para la lactancia

Si bien amamantar al bebé es un acto natural y casi un reflejo de toda madre, requiere de cierta práctica y de mucha paciencia, además de conocimiento de las distintas posiciones que hacen mucho más fácil y cómoda la lactancia.

1

Posición de sujeción de cuna

Es una posición clásica. La madre debe sentarse cómodamente en una silla o sillón, recostarse hacia atrás y apoyar el brazo con el que sujeta al bebé sobre un pozabrazos o almohadones. Colocar al bebé en el regazo con su barriguita contra la suya y su cabeza en el hueco del brazo correspondiente al pecho que va a tomar el bebé. Con este brazo sujetar su espalda, cuello y colita.

2

Posición caballito

La madre sentada en una silla o sillón, colocar al bebé en horcajadas, sentado sobre una de sus piernas, como montado a caballito, y sostenerlo con ambas manos. Esta posición puede resultar incómoda para algunas mamás, pero es ideal para bebés con maxilar corto o retraído, por ejemplo. Es recomendable que al introducir el pecho en la boca, el pezón apunte en dirección a su paladar, hacia arriba, así casi todo el pecho queda sobre el labio inferior, lo cual facilita el agarre.

3

Posición reclinada

Esta posición es ideal para dar el pecho acostada en la cama. La mamá se recuesta del lado que va a amamantar al bebé, pide a alguien más que coloque almohadas detrás de su espalda para estar más cómoda. Coloca al bebé frente a ella, con su boca a la altura de su pezón y lo acerca al mismo, puede sujetarlo con el brazo de ese lado. También colocar almohadas para que quede más seguro y no caiga. Esta posición además de permitir a la madre descansar y relajarse bien mientras amamanta, es perfecta cuando aún hay molestias por el parto (episiotomía) o la cesárea.

4

Posición de rugby o fútbol americano

Esta posición lleva este nombre precisamente porque el bebé se coloca bajo el brazo de la madre al igual que una pelota de rugby. Se debe colocar al bebé debajo del brazo correspondiente al pecho con que se lo va a alimentar, con la nariz a la misma altura que el pezón, y sus pies hacia la espalda de la madre. Colocar su brazo sobre un almohadón y sujetar con él la cabeza del bebé con la mano y su espaldita con el antebrazo. Con la otra mano sostener la mama y guiar al bebé o acarícialo mientras se lo amamanta.

Puntaje: 
Sin votos aún