La confusión o intercambio de bebés en el hospital es uno de los miedos más frecuentes de los padres durante la permanencia en el hospital. La identificación del recién nacido, se realiza siempre ante la presencia de la madre antes de la salida de la sala de partos. Es una práctica de rutina que se realiza en todas las maternidades, con el fin de que no exista la posibilidad de confundir a los bebés.

Los temores entorno al cambio de bebés, vienen de historias pasadas o de películas. Pero lo cierto es que este tipo de situaciones no suelen ser frecuentes en la actualidad. Y en los pocos casos en que ocurren, se dan en la sala de paritorio, sobre todo en los grandes centros sanitarios, donde se producen partos simultáneos y en los que el personal no toma las precauciones, ni sigue los protocolos determinados.

Objetivos de los procedimientos de identificación:

  • Evitar los intercambios de los recién nacidos en el paritorio
  • Poder identificar rápidamente la bebé recién nacido en caso de existencia de duda
  • Evitar los intercambios de recién nacidos en las salas de hospitalización de obstetricia
  • Comprobar la identidad del bebé y la madre en al momento del alta
  • Evitar las consecuencia legales al personal del hospital en caso de posibles intercambios

Procedimiento de identificación:

El procedimiento de identificación consiste en primer lugar en tomar la huella dactilar de la madre en un papel para posteriormente registrar al bebé en el registro cívico y la huella o impresión plantar del pie derecho del recién nacido (esta práctica es obsoleta en algunas maternidades). La inscripción en el registro cívico debe hacerse en la primera semana de vida del bebé o en algunos casos en los primeros 30 días.

Luego se coloca una pulsera en la muñeca de la madre y otra en el tobillo o muñeca del bebé con un número de registro (código de identificación) que coincide con el número que está en la historia clínica del bebé. En algunos casos ese código también coincide con el que se coloca en la pinza que se pone en el cordón umbilical del bebé.

En caso que el bebé deba ingresar a la unidad de cuidados intensivos, constará además en la pulsera el código de identificación, nombre, sexo y peso del bebé al nacer, los que deben coincidir con los datos de la pulsera de la madre y con los de la pinza del cordón.

En caso de los gemelos o mellizos, la forma de identificación es la misma, con la diferencia de que la mamá llevará una pulsera por cada uno de sus bebés.

A la salida del hospital, la mamá y el bebe deberán llevar sus pulseras de identificación, para que el personal sanitario pueda controlar que esa mamá que abandona el sanatorio es la mamá de ese bebé.

Puntaje: 
Promedio: 2 (1 voto)