Lo que los padres deberían saber sobre los piojos

Los piojos son pequeños insectos de 2 o 3 milímetros de largo (del tamaño de una semilla de sésamo), de seis patas y color gris oscuro, blanco o amarronado, que se adhieren al cuero cabelludo de los humanos (en la parte posterior del cuello o atrás de las orejas), alimentándose de su sangre. Por su tamaño suelen ser difíciles de detectar, pero pueden verse a simple vista.

Sus huevos, llamados liendres, son puestos por la hembra y cada una de ellas pone, alrededor de 10 huevos por día; son diminutos y muy difíciles de ver, su color es blanco y su forma ovalada, la apariencia es la de una gotita, se adhieren al cabello y no son sencillos de sacar, se diferencian de la caspa porque a diferencia de ésta, no se desprenden fácilmente del cabello. Las liendres se convierten rápidamente en piojos y comienzan a su vez a poner huevos, por lo cual si no se eliminan prontamente, llenarán la cabeza del afectado de estos molestos insectos.

¿Cómo se contagian?

Los piojos son frecuentes entre los niños en edad escolar, que juegan muy cerca con otros niños y comparten gorros, peines, toallas, etc., así como los adultos que viven o trabajan con niños. El contagio se produce de una cabeza a otra o al compartir alguna prenda u objeto, por ello es más común en época escolar y nada tiene que ver la higiene, la limpieza o la clase social.

Síntomas

  • Picazón más intensa por las noches (que es cuando los piojos suelen succionar la sangre de la persona afectada)
  • Prurito a causa de reacción alérgica a la picadura
  • La picazón y el rascado pueden llegar a producir heridas, cáscaras en el cuero cabelludo

¿Cómo se detectan?

Al ver que el niño se rasca mucho o se queja de picazón en la cabeza, es preciso cubrir sus hombros con una toalla blanca (para poder apreciar si cae algún piojito) y revisarla separando el cabello y observando detenidamente especialmente en la nuca y detrás de sus orejas. Ayudarse con un peine fino es mucho mejor (hay algunos de acero que son los más eficaces para quitar piojos y liendres), ya que así se sacan con mayor facilidad.

Cómo combatir los piojos de la cabeza de los niños

Los piojos no desaparecen espontáneamente, por lo cual es necesario algún tratamiento para combatirlos.

Para erradicar los piojos puede optarse por algún remedio que se venda en el mercado o por algún preparado casero natural.

  • Mojar el cuero cabelludo y el cabello con la loción para piojos (sea casera o un producto comercial), cubrir con una gorra de plástico y dejar actuar el tiempo indicado
  • Lavar el cabello como de costumbre o con un champú para pediculosis y enjuagar con una preparación de dos partes de agua y una de vinagre para eliminar las liendres
  • Con el cabello húmedo proceder a pasar peine fino para quitar los piojos y liendres muertos o si quedara alguno vivo aún
  • Los peines, cepillos, accesorios de cabello, etc., deberán limpiarse con la misma loción para pediculosis que se utilizó para el cabello y las toallas, sábanas, pijama, peluches con los que pudiera dormir el niño, gorros, etc., deberán lavarse con agua caliente
Puntaje: 
Sin votos aún