fantasias de madre
Foto cortesía de Portofolium (flickr.com)

La maternidad supone un montón de aspectos difíciles de explicar, de transmitir y que sólo quien que ha pasado por la maravillosa experiencia de ser madre puede comprender. No se limita tan sólo a proteger, cuidar, alimentar, vestir y educar a los hijos, es dar todo, hasta la vida, de ser necesario, por ese ser, incluso, antes de que este nazca.

El vínculo entre la madre y el bebé nace mucho antes que el bebé. Cuando una mujer recibe la noticia de que está embarazada, así sea un embarazo no buscado ni deseado, un montón se sentimientos y emociones se apoderan de ella. Un montón de fantasías y pensamientos comienzan a rondar por la cabeza de esa futura mamá, algunas de las cuales son bastante comunes a todas las mujeres embarazadas.

Algunas de las fantasías de las embarazadas

  • Sienten su cuerpo como generador y contenedor de vida, pero también aparecen, sobre todo en los primeros meses, miedos, sentimientos de pérdida muy frecuentes y recurrentes
  • Miedo de dañar al bebé al tener relaciones sexuales. Esto es algo equivocado ya que durante el embarazo la mujer puede seguir disfrutando plenamente de su sexualidad sin temor de lastimar a su bebé que está muy bien protegido dentro del útero
  • Hacia el cuarto mes de embarazo, cuando empiezan a ser perceptibles los movimientos del bebé dentro del útero, una cantidad de emociones y fantasías afloran en la futura mamá: ¿Será niña o niño? ¿Estará bien? ¿Será sano? ¿A quién se parecerá? ¿Cómo será su arita?
  • Cuando aparecen las fantasías con respecto al bebé, no siempre son agradables, muchas veces los pensamientos e incluso los sueños son desagradables y perturban a la futura mamá. Esto está dentro de lo esperable ya que las preocupaciones están latentes y afloran muchas veces durante el sueño
  • Hacia el último trimestre del embarazo, tanto a nivel físico como emocional el organismo se prepara para el gran momento: El parto y el primer contacto con el bebé. Esto suele generar muchas fantasías en la embarazada, el momento del parto suele ser un pensamiento recurrente y no siempre aparece de modo positivo. Toda situación nueva, desconocida genera incertidumbres, miedos, temores. Por ello, es preciso que la mujer se asesore, tome clases prenatales, hable con profesionales idóneos que puedan evacuarle sus dudas y tranquilizarla. Contar con apoyo e información de todo el proceso y de lo que va a ir aconteciendo, favorece a que la embarazada viva el momento con intensidad, felicidad y disminuye la ansiedad propia de esta etapa

El embarazo es un período caracterizado por los cambios emocionales: De humor, emociones a flor de piel, sentimientos encontrados y ambivalentes. Aún el embarazo más buscado y anhelado, puede generar por momentos dudas, miedos, temores y deseos de volver atrás. De alguna manera es la antesala para la maternidad, que también se caracteriza por esas mismas emociones. Ser madre es una experiencia maravillosa e inigualable, pero también agotadora, desgastante y que desplaza, por elección, a un total segundo plano la vida propia en pos de la de ese hijo.

Puntaje: 
Sin votos aún