Tareas domesticas en Espana
Lamentablemente esta escena no es la más común en España

En los hogares españoles algo se mueve, pero muy lentamente. La cosa de los roles de género “tradicionales” sigue pesando mucho, están estereotipados, muy hondamente arraigados, pese a ser una construcción cultural. Pero los hombres más jóvenes empiezan a reaccionar y a asumir nuevos papeles en las familias españolas.

El “macho ibérico” sigue siendo reacio a compartir en equidad de género con su compañera las tareas domésticas y el cuidado de los hijos. Incluso aunque los dos integrantes de la pareja trabajen además fuera de casa. Pero las mujeres también tenemos que aprender a compartir y delegar la responsabilidad de las tareas del hogar. Todavía hoy nos sentimos “culpables” si no “cumplimos a la perfección” con el rol femenino que tenemos asignado culturalmente.

La luz al final del largo, largo túnel se comienza a vislumbrar en el caso de los hombres españoles más jóvenes. Los últimos estudios de diferentes organismos coinciden en señalar que los varones de menor edad ven como algo normal el hecho de compartir con su compañera las obligaciones diarias de intendencia casera y cuidado de los hijos comunes, no sólo se limitan a “ayudar” en las tareas del hogar.

Trabajo y pareja

La situación real de sobrecarga laboral que supone trabajar fuera y dentro de casa en la parte femenina de la pareja, hace que en España un 75 por ciento de las mujeres jóvenes valoren más tener un trabajo antes que tener pareja y ser madres, según el Informe sobre matrimonios y parejas jóvenes. España 2009, elaborado por la Fundación SM España (1). Las jóvenes entrevistadas consideran las obligaciones del hogar como un lastre que impide “mucho o bastante” progresar profesionalmente en sus trabajos fuera de casa. Quizá por ello la edad media para contraer matrimonio en España sea hoy muy tardía: En los varones es de 34 años y 31 en las mujeres.

Según este informe, cuando la mujer consigue una ocupación laboral fuera del hogar, la relación con su pareja e hijos se resiente, ya que injustamente éstas siguen asumiendo -quieran o no- el mayor cuando no todo el peso de las cargas domésticas: Sólo en una de cada cinco parejas jóvenes el reparto de las tareas del hogar es equitativo hoy en España (1).

Madres y trabajadoras

Pese a ello, es interesante un dato: La mayoría de las mujeres sigue trabajando fuera del hogar cuando son madres, sin que social o políticamente se haya afrontado todavía este importante avance sociocultural desde la Administración del Estado. El índice de participación laboral femenina en España en las últimas dos décadas en Europa, es de las más altas: Según la Fundación SM España, el porcentaje de madres menores de 40 años que trabajan fuera del hogar está en el 67 por ciento, y el de madres con hijos menores de tres años en del 58.

Sin embargo, cuando las mujeres trabajadoras son madres, han de acoplar su trabajo a su nueva situación personal y limitar sus oportunidades de promoción: El 41 por ciento reduce su actividad profesional fuera de casa frente al insignificante porcentaje de varones que acortan su jornada laboral para atender a sus hijos.

Hoy por hoy, siguen siendo necesarias las campañas institucionales de sensibilización de la población para que tanto hombres como mujeres accedan a los nuevos roles en las tareas del hogar para llegar a una igualdad real. Según datos de 2007, aportados por la Secretaría de Políticas Familiares y Derechos de la Ciudadanía del Gobierno de la Generalidad de Cataluña, en el 74 por ciento de los hogares españoles las mujeres se encargan en solitario de las tareas domésticas y del cuidado de los niños y ancianos. Mientras, únicamente en un 9,77 por ciento de los casos el hombre en el hogar comparte las tareas a partes iguales con su pareja. (2)

Cosas de mujeres

Sobre la situación actual del hombre en el hogar, son muy descriptivos los datos obtenidos por la compañía Partship.es en una encuesta que acaba de publicarse. Con una muestra de dos mil personas de España, el 17 por ciento de los encuestados afirmó compartir el trabajo doméstico con su pareja. Pero aún es más, para el 33 por ciento de los hombres españoles encuestados, la mujer es la que “debería” encargarse “siempre” de la mayoría de las tareas del hogar, ya que éstas son “mayoritariamente cosas de mujeres” (sic). Y lo más curioso es que el 41 por ciento de los jóvenes entre los 18 y los 25 años comparten esta opinión, mientras que sólo están de acuerdo con ella un 10 por ciento de los mayores de 45 años.

Entre los hombres europeos, según una encuesta de la compañía Henkel (3) centrada en los varones de España, Italia y Alemania, un 7 por ciento de los encuestados españoles declaró un reparto igualitario en las tareas domésticas; un 6 por cien en Alemania reconoce la igualdad en los hogares, mientras que en Italia, sólo en el 1 por ciento de los hogares entrevistados existe el reparto equitativo en las obligaciones caseras.


(1) www.fundacion-sm.com
(2) www20.gencat.cat/portal/site/dasc
(3) www.desinfeccionylimpieza.com

Puntaje: 
Promedio: 4.3 (3 votos)