Mujer con balayage gris
Una muestra de que el balayage gris luce muy bien.

Hace ya unos años una tendencia transgresora comenzó a abrirse camino y cobró muchísimas adeptas: El color gris para el cabello. Con ella, quedaron atrás las convenciones estéticas imperantes hasta entonces, asociadas con la eterna juventud y el culto a la misma.

Hasta ese momento, las canas en las mujeres tenían mala fama, se las relaciona con la vejez, la dejadez, el abandono. En el hombre, en cambio, siempre fueron más aceptadas, se les atribuye una connotación de sabiduría. Se entiende que un hombre con canas, al estilo George Clooney, es un galán maduro interesante.

Laurie Pressman, vicepresidenta del Instituto Pantone Color Institute:

El gris es el color del intelecto. Hablamos de la ‘materia gris’ del cerebro y la mente y asociamos el gris con la búsqueda de la verdad, el conocimiento y la sabiduría.

Pero como en el mundo de la moda todo es cambio, tendencia e innovación, el gris llegó a la cabeza de las mujeres y las más osadas se animaron a probarlo. Las redes sociales, en especial Instagram, se llenaron de fotografías de famosas y mujeres comunes que se animaban a este cambio bajo el hashtag “#GrannyHair”.

El sociólogo Frédéric Godart explica sobre esta tendencia:

Para las mujeres, las canas siempre fueron mal vistas desde un punto de vista estético, exclusivamente asociadas a la decadencia física.

Junto con la prolongación del tiempo de vida y la afirmación progresiva de las mujeres en todas las profesiones y en los medios, las cosas cambian: una señal de envejecimiento se convierte en una opción estética como cualquier otra.

La escritora y periodista francesa especializada en moda, Sophie Fontane, quien trabajó mucho tiempo en la revista “Elle” y actualmente tiene su columna de moda en el semanario “L'Obs”, fue una de las precursoras del cabello gris, dejando de lado las tinturas e inclinándose por el cabello canoso. Esta experiencia que compartió durante su proceso en las redes sociales, la plasmó en su libro “Una Aparición” (“Une apparition”), publicado en París en 2017.

Al constatar mis propias reticencias a dejarme las canas, me pregunté lo que quería decir. Y me dije que sería interesante compartir esa reflexión con los demás, para ver la reacción.

…las mujeres, a causa de los convencionalismos, evitan probar formas distintas de belleza.

El balayage gris

Al pelo gris tendencia, se suma la del balayage. Ésta técnica se usa para dar luminosidad al cabello, pero de forma muy natural. Con las mechas balayage, se intenta simular el efecto de la luz del sol sobre el cabello. Si bien lo más común es que se haga en tonos rubios en sus diferentes matices, las combinaciones de grises y fantasía como el violeta, son toda una sensación.

La mechas balayage gris son realizadas en un degradé de grises. Puede comenzarse por ejemplo en gris y terminar con las puntas en un color mucho más claro, tendiendo al plata casi blanco o viceversa.

Para las que desean probar un cambio pero no son tan osadas como para aposar por un gris total, el balayage gris es ideal. El degrade de gris fundido con otros tonos o colores fantasías va muy bien y es bastante sutil en los tonos claros de piel.

Puntaje: 
Sin votos aún