Cómo alisar el cabello con maicena

El cabello lacio jamás pasa de moda y por eso hay quienes hacen hasta lo imposible por lograr desaparecer las ondas naturales y así presumir de una melena completamente lisa y desenredada. Las soluciones más comunes son el uso de la plancha de cabello y el secador, así como la aplicación de químicos conocidos como la queratina, cera fría y productos son sodio.

Para quienes cuidan su cabello y evitan someterlo a tratamientos tan abrasivos, surgen otras soluciones como la aplicación de maicena o fécula de maíz para alisar el pelo, así como otros remedios naturales a base de vegetales, frutas y otros alimentos.

Cómo usar la maicena para obtener un cabello liso

La maicena es un polvillo soluble de color blanco que se mezcla comúnmente con agua para formar una pasta manejable. Es utilizada en la cocina para elaborar platos rebozados y aportar volumen a preparaciones líquidas. Su principal cualidad es que logra absorber los líquidos a gran velocidad.

Para aplicarla sobre el cabello se debe mezclar con agua o algún otro producto natural como la clara de huevo, se forma una pasta en algún envase y luego se aplica desde el cuero cabelludo hasta las puntas.
Lo recomendable es dejarla actuar por 30 minutos y retirarla con abundante agua, dejar que el cabello se seque de forma natural y así poder percibir los resultados.

Quienes posean una melena ondulada con rizos suaves notarán un cambio inmediato, un cabello más manejable y fácil de desenredar; en algunos casos no hace falta recurrir a otras herramientas de alisado para lograr la apariencia deseada.

Quienes tengan rizos más fuertes podrán usar la mezcla a base de maicena de forma periódica y ver cómo, poco a poco, el cabello recupera brillo e hidratación para volverse más dócil y manejable.

Maicena para eliminar la grasa del cabello

Alisar el cabello no es el único beneficio, ya que también sirve para retirar el exceso de grasa de las raíces y el cuero cabelludo. En este caso se puede aplicar en su forma original sobre el cabello y esperar un lapso de 30 minutos para que absorba el exceso de sebo.

Este tratamiento favorece a quienes producen demasiada grasa capilar y deben lavar el cabello todos los días. Este tratamiento se puede aplicar dos veces por semana para que el efecto sea cada vez más duradero.

Tratamiento de maicena para el cabello

Aunque se puede aplicar de las formas ya descritas, también existe una mascarilla efectiva que si se elabora con cuidado puede aportar mucha vitalidad al cabello.

  • Colocar en una olla 2 tazas de agua y 3 cucharadas de maicena, calentar hasta que espese.
  • Agregar 3 claras de huevo a la mezcla y seguir removiendo sin calentar.
  • Agregar 2 cucharadas de miel natural y sin aditivos, remover hasta formar una pasta.
  • Colocar el producto en todo el cabello al menos 40 minutos antes del baño.
  • Lavar el cabello con un champú neutro o para niños y secar como de costumbre.